<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 28 de enero de 2020

Ganar de vez en cuando

Por Cristian Felipe Ramírez G.

Universidad de Antioquia
Facultad Historia, semestre 9
cfelipe.ramirez@udea.edu.co

Es poco conocido el match de ajedrez que Colombia entabló contra Venezuela en 1911, y que fue por telégrafo. Aunque se habían dado algunos intentos de jugar el deporte ciencia en Estados Unidos, Argentina y España por el mismo medio, es curioso que las legaciones de los dos países suramericanos se empecinaran en jugar a la distancia a punta de código Morse, como si ya el ajedrez no fuera en sí un lenguaje distinto y complejo.

La partida, proyectada a tres juegos, nunca se llevó a término, y, para enojo de periodistas ávidos de noticias, los delegados ajedrecísticos en Bogotá abandonaron la partida en el movimiento 60. La copa de oro propuesta por Juan Vicente Gómez al ganador, así como la obra de arte de Carlos E. Restrepo y las muchas apuestas generadas por la gente, fueron cayendo gradualmente en el olvido.

La demora en las comunicaciones del momento impidió desarrollar un juego con rapidez, soltura y estrategia, y la posibilidad de intriga se vio afectada por la espera excesiva. Para Colombia fue una contienda no llevada al campo de las armas -por fortuna-. Jugarse el honor en sesenta y cuatro escaques era válido para un país devastado que no podía darse el lujo de jugárselo en su geografía.

Una paradoja visible era que estos países hermanos, que hoy pasan por una situación tensa de relación internacional, se empeñaran en defender al rey en un match de ajedrez, el mismo que buscaban deponer en el XIX a punta de revuelta política. En un siglo se pretende su caída en la realidad; en el XX se busca su resguardo en un tablero.

Pero no nos engañemos. Si miramos bien, la vida en Colombia sigue siendo una partida de ajedrez que consiste en cuidar al rey o al poderoso a costa de arriesgar a los peones.

El problema es que la partida aún la seguimos jugando. Deberíamos, en cambio, buscar líderes que nos ayuden a renunciar a ese match, como en 1911. Y así “perdamos por W” (W.O), ese perder sí es ganar un poco.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EMPRESAS INCLUYENTES

La Andi entregó a nueve empresas de Colombia el sello que las reconoce como Empresa INcluyente.

$titulo

CONFINAMIENTO FORZADO

Eln y Epl tienen a los habitantes de varios municipios del Catatumbo confinados y atemorizados.