<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan David Ramírez Correa
Columnista

Juan David Ramírez Correa

Publicado el 08 de febrero de 2022

Hasta el Papa metido en el todo vale

Si algo ha marcado la política colombiana es el estilo todo vale.

Hemos sido testigos de jugadas políticas marinadas en comportamientos que van en contra de cualquier criterio moral. Piense en la infiltración de la ilegalidad en la política. Ya tuvimos un presidente que no se dio cuenta de lo que pasaba a sus espaldas cuando le metieron dineros calientes en su campaña.

¿No se dio cuenta? Ahí está el todo vale.

Ahora, en plena campaña política por la Presidencia, vuelve ese estilo traducido en cálculo político.

Hablemos de la visita de Gustavo Petro al papa Francisco.

¿Habría razones para pensar que fue una acción argumentada por la espiritualidad o un llamado místico para acercarse de esa forma a Dios?

No. No, una y mil veces más, no.

Partamos de una base: Nada tiene que hacer un precandidato a la Presidencia de Colombia en una reunión con el Papa. Entonces, la visita, gestionada quién sabe cómo, termina siendo un asunto puro y duro de cálculo político.

Algunos dirán que es puro sentido pragmático y sagacidad de un viejo zorro. Otros pensamos que fue proselitismo sin pudor. En esta tierra, donde el Divino Niño rige la vida de su gente, el Papa tiene mucho ascendente y Petro sabe bien que a la diestra de cualquier Dios y guía espiritual hay votos de los feligreses.

Con la visita al Papa, Petro concentra la mirada de los católicos, quizás la masa crítica más grande de votantes en un país que ve a Francisco como un faro espiritual.

El cálculo político fue tan grande que, por pura coincidencia -reitero, pura coincidencia-, por arte y magia de las redes sociales, apareció una foto falsa del encuentro. Más de un incrédulo se tragará el cuento gráfico, sentirá la benevolencia del Papa con Petro, quitándole la fama de olor a azufre que le han creado y lo verá como oveja de rebaño, cosa que no ha sido.

¿Le salió la jugada política? Sí. Punto a favor de Petro, que deja muy mal parados a los otros candidatos y que seguro lo aprovechará para sacar réditos discursivos y retóricos, endosando el supuesto beneplácito papal a sus propuestas.

Algunos dirán que el Vaticano tuvo intereses subrepticios con esta reunión que nadie esperaba. No es un secreto el juego geopolítico de la iglesia en el mundo y la relación entre religión y poder. Pero es un asunto distinto al de esta columna: Hacer política al estilo del todo vale.

¿Por qué tenemos que seguir viviendo en Colombia ese estilo maquiavélico, esta vez apelando a lo divino, mezclando a Dios con la política proselitista, buscando abrochar desde la fe los votos de los incrédulos de propuestas socialistas trasnochadas y populistas?

El buen juicio de la gente, la que vota, debe estar por delante de cualquier consideración. Darle altura a la política es un imperativo social. Merecemos superar el todo vale.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas