<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Luis Fernando Álvarez
Columnista

Luis Fernando Álvarez

Publicado el 13 de mayo de 2022

La absurda lógica de los hechos aislados

Un hecho es un acontecimiento del hombre o de la naturaleza que se presenta dentro del devenir del orden del universo, sin que genere ninguna consecuencia diferente a su propia ocurrencia. El hecho jurídico es también un suceso que tiene origen en fenómenos naturales o humanos, pero la ley lo capta y sanciona para hacerle producir efectos jurídicos; por ejemplo, la muerte o la caída de un poste, en cuanto afecten a un individuo o grupo y puedan dar origen a responsabilidades personales o institucionales.

La Real Academia de la Lengua dice que aislado es un adjetivo que se refiere a algo “solo, suelto, sin relación con otros”. Se presenta como lo que es singular o anecdótico dentro de un conjunto o de un plan. Son sinónimos: “Solitario, retirado, apartado, incomunicado, arrinconado, desatendido, postergado, esporádico, ocasional, excepcional” (Diccionario manual de sinónimos y antónimos Vox, Larousse, 2022).

Lo aislado es único e irrepetible en las mismas circunstancias y tiempo. Para que se cumplan estas condiciones, lo primero que hay que tener claro es que se trate de un suceso único. Cuando el singular se cambia por el plural, la lógica comienza a desechar el concepto de aislado. Una bandada de mil pájaros, en cuanto número plural, no puede mirarse como un pájaro aislado que se repite mil veces, aunque la bandada en sí misma puede ser un fenómeno aislado, cuando es la única que se presenta. Un enjambre de diez mil abejas no son una abeja aislada que se repite diez mil veces, sino que es un conjunto plural. Un homicidio esporádico en una sociedad homogénea y articulada puede tomarse como un hecho aislado. Dos mil homicidios en un corto espacio de tiempo no pueden tomarse como dos mil hechos aislados, sino que obedecen a una secuencia cultural o social. La destrucción de bienes inmuebles por parte de manifestantes o de grupos ilegales, el secuestro o retención de poblaciones, como acaba de ocurrir en Colombia, no pueden tomarse como un hecho aislado que se repite en veinte o más municipios, son acontecimientos que obedecen a causas estructurales que los convierten en hechos jurídicos, frente a los cuales hay que asumir responsabilidades políticas, jurídicas y sociales, personales e institucionales.

En nuestro país, cada que sucede una situación de alteración del orden público, con afectación a bienes y personas, las autoridades legítimamente constituidas, así como los líderes de movimientos ilegales, tratan de minimizar su responsabilidad con respecto a lo que ocurre, afirmando, cada uno desde su óptica, que el asunto no es grave porque se trata de hechos aislados ocasionados por algunos desadaptados. Olvidan que la repetición de circunstancias y causas y la necesidad de su descripción en plural hacen que sea absurdo calificarlos como “hecho aislado”.

En la descripción y justificación de hechos materiales que trascienden a efectos jurídicos y políticos opera la absurda lógica según la cual la suma de muchos hechos da como resultado la ocurrencia repetida de un hecho aislado 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas