<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ramiro Velásquez Gómez
Columnista

Ramiro Velásquez Gómez

Publicado el 22 de febrero de 2019

La conexión rusa con Medellín

La situación resultaba extraña: 52 osos polares entraron a Belushya Guba, un pequeño asentamiento en un remoto archipiélago ruso en el Ártico, Novaya Zemlya, con no más de 3.000 pobladores.

No es raro encontrarlos en la zona sur, donde convergen en invierno para cazar focas. Pero al pueblo no habían entrado hasta ahora.

Se les vio por corredores de oficinas y viviendas. Algunos se mostraban agresivos y hubo que declarar la emergencia. En Rusia está prohibido matar osos, cuya población en la región ártica no pasa de 30.000 individuos.

En medio del temor de los habitantes se observó una conducta extraña: hurgaban en las canecas de la basura.

Las explicaciones florecieron. El Ártico es la región del planeta que más rápido se calienta, a un ritmo dos veces mayor al resto.

El hielo se ha adelgazado y se dificulta la presencia de los osos mientras pasan la temporada cazando, así que fueron a buscar alimento más al norte acosados por el hambre siendo atraídos por los desperdicios generados por los habitantes de Belushya Guba.

Con su espacio vital cada vez más reducido, animales silvestres se pasean cada vez con mayor frecuencia en barrios de Medellín y el Aburrá.

Zorros perros son vistos hoy con frecuencia en sectores de El Poblado, Loma de los Bernal, Calasanz, Sabaneta y Envigado exponiéndose sin saberlo en las vías a los autos y personas insensibles.

Los edificios copan sus espacios y se sienten desorientados o atraídos hacia eso que ahora les resulta desconocido: una jungla de cemento.

Y en esas carreteras periurbanas cada vez se reportan más atropellamientos de individuos de diversas especies, de marsupiales a roedores, serpientes y aves.

Los osos están afectados por el calentamiento global, acelerado por las actividades humanas. Como ellos sufren muchas otras especies. En Australia se reportó esta semana la extinción de una rata en un pequeño islote, tal vez el primer mamífero afectado por el cambio climático.

En el Aburrá se levantan hoy edificios en lo que eran zonas rurales, incluso algunos se ven aislados en medio de despoblados verdes ya casi sin árboles.

Dos casos de nuestra incidencia en el entorno natural que, de todas maneras, poco a poco nos afecta también. Si no tomamos conciencia y actuamos de verdad en consecuencia cada vez será peor.

Maullido: ¿Por qué acá se atrasan tanto las obras?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ARMANDO BARONA MESA

Escritor e historiador vallecaucano, lanza esta semana una monumental biografía de José María Córdova.

$titulo

CARLOS ANDRÉS AMADO MEJÍA

Mató a su hijastro de 13 meses hace 10 años. Está libre. Acaba de ser condenado a 33 años de cárcel.