<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 23 de noviembre de 2021

La crisis de la cadena de suministros es laboral

Por Guy Platten

De Los Ángeles a Felixstowe, de Dubái a Shenzhen. El mundo está siendo testigo de retrasos y escasez de todo, desde juguetes hasta pavos. En la raíz de esta crisis se encuentra un sector del transporte que está derrumbándose bajo la presión de las condiciones de la era covid. Los trabajadores que conducen los camiones, vuelan los aviones y tripulan los barcos responsables de mover todos estos bienes, alrededor de 19 mil millones de comercio mundial al año, se han estirado hasta el punto de ruptura. Los gobiernos han tardado demasiado en actuar.

Con los precios de la gasolina, los comestibles y más insumos en aumento, Estados Unidos debería tomar la iniciativa para restaurar el orden en las cadenas de suministro antes de que sea demasiado tarde. Al utilizar su influencia, debería persuadir a otros países para que aborden una causa subyacente de la crisis: las condiciones laborales de los trabajadores del transporte.

Mucho antes del Ever Given, un buque portacontenedores de 220.000 toneladas que bloqueó el canal de Suez en marzo, las industrias del transporte habían lanzado una advertencia pública contundente de que era inevitable un atasco comercial si no mejoraban las condiciones de los marineros, conductores y pilotos. Para mantener el comercio en movimiento, los trabajadores necesitan con urgencia visas aceleradas, el regreso de los vuelos desde y hacia los puertos y las vacunas. En cambio, sucedió lo contrario. Las prohibiciones draconianas de viajar y el acceso limitado a las vacunas han tenido un impacto devastador en el bienestar y la seguridad de los trabajadores del transporte. A las tripulaciones no se les ha permitido desembarcar sin la documentación de vacunación adecuada, por lo que dejar o unirse a un barco se ha vuelto imposible: cientos de miles de ellos han quedado atrapados en sus barcos, con algunos trabajando meses más tiempo de lo que especificaban sus contratos iniciales. Miles de conductores de camiones en las fronteras internacionales también se han visto obligados a permanecer sentados durante días a temperaturas bajo cero sin acceso a alimentos ni instalaciones médicas. Los pilotos de aviones de carga se han enfrentado a extensas cuarentenas después de completar vuelos internacionales, lo que significa largos períodos lejos de sus familias.

Este maltrato puede expulsar a muchos trabajadores del sector, agravando la escasez de mano de obra que sustenta el caos. Solo en la industria del transporte marítimo, que mueve alrededor del 80 por ciento de los bienes comercializados a nivel mundial, se espera un déficit de miles de oficiales en los próximos años.

Los gobiernos tuvieron la oportunidad de evitar esta crisis. Se debería haber dado prioridad a los trabajadores del transporte de todo el mundo para la vacunación una vez que las vacunas estuvieron disponibles. Los países de todo el mundo deberían haber hecho exenciones en las restricciones de viaje para ellos. Sin embargo, la mayoría de los países se han mostrado reacios a actuar. No se puede permitir que esto persista.

Washington ha comenzado a tomar medidas para abordar el problema. El mes pasado Biden anunció que el puerto clave de Los Ángeles se uniría al puerto de Long Beach para operar las 24 horas del día, los siete días de la semana, una medida alentadora que podría ayudar a que los barcos entren y salgan del puerto más rápidamente.

Podría ir aún más lejos: podría alentar a los funcionarios a cambiar las reglas de zonificación para permitir que los puertos almacenen más contenedores vacíos u ordenar que las tierras cercanas sirvan como depósitos temporales de contenedores. También debería dar ejemplo a través de sus centros de vacunación en los puertos. Estos centros deberían llevar vacunas ampliamente reconocidas y aprobadas para evitar retrasos cuando los trabajadores llegan a otros países.

Por supuesto, eliminar el atasco de contenedores en una ciudad no evitará que se rompan las cadenas de suministro globales. La administración Biden debería presionar a otros países, desde la diplomacia suave hasta las sanciones, para ayudar a persuadirlos de acelerar el movimiento de barcos, camiones y aviones, aliviando el enredo de la cadena de suministro.

No es demasiado tarde para salvar las cadenas de suministro globales. Para ello, los gobiernos no pueden olvidar que sus vínculos más fuertes e importantes son los seres humanos 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas