<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Diego Aristizábal
Columnista

Diego Aristizábal

Publicado el 02 de abril de 2020

La cultura es como el agua

Estos días han servido para muchas cosas, entre ellas para reflexionar un poco sobre qué es eso de la cultura, para qué sirve, ¿sirve? He anotado una que otra idea en mi libreta de apuntes y hoy quiero compartir algunas de ellas. No están ordenadas, no me interesa darles un orden en este momento, apenas son ideas sueltas que pongo a navegar por ahí para que alguien las coja, las repase y las cuestione o las deje pasar como pasan los días. ¿Cuál es el papel de un día? Uno a veces tampoco sabe y no por eso debe dejar de existir.

La cultura no es para levantarle el ánimo a las personas en tiempos de crisis, es para forjar el carácter e incluso entender lo complejo que se vive. La cultura, y entendamos esta vez que el universo de la cultura está habitado por libros, cine, música, teatro y esas cosas “inútiles”, no solo debe ser una opción en las crisis, debe ser una opción siempre. Sin ella deberíamos sentir que nos morimos lentamente.

La cultura también es el silencio y la soledad, un silencio y una soledad que luego se convierten en el deseo inminente de compartir algo. Aprender siempre genera una enorme satisfacción, y cuando se aprende el bello deseo de compartirlo, nos forjamos distinto como sociedad.

Muchas veces vamos a un concierto de música clásica sin comprender muy bien lo que pasa. Luego, en la medida que vamos a uno y a otro, y en casa sacamos un par de minutos para escuchar, qué se yo, los conciertos de chelo de Bach, lentamente entendemos algo, nos conmovemos y admiramos más al ser humano que transformó el silencio en algo sublime. La música debería ser algo esencial en el aprendizaje. Recuerdo a Daniel Barenboim: “Ninguna escuela eliminaría de sus programas el estudio de la lengua, las matemáticas o la historia y, sin embargo, el estudio de la música, que engloba tantos aspectos de estos campos e incluso puede contribuir a una mejor comprensión de ellos, a menudo es ignorado del todo”.

La cultura no es que sintamos dolor porque una librería se cierra, la cultura es sentir que yo me muero si dentro de mi plan de vida no está una librería siempre abierta o una biblioteca a mi disposición. Los libros no hacen parte de la canasta familiar porque seguramente no hemos sabido mostrar cómo se come un libro. Así como uno suele decir: “Hoy estoy antojado de unas lentejas”, debe llegar el día en que digamos: “Hoy tengo muchas ganas de prepararme un buen banquete de Arreola mezcladito con Rulfo”, ¡qué delicia! La cultura es como el agua, si no la bebo me muero.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas