Juan José Hoyos
Columnista

Juan José Hoyos

Publicado el 25 de febrero de 2019

LA DESTRUCCIÓN DE UN FANTASMA

Bastaron menos de tres segundos para que la dinamita hiciera volar por el aire y convirtiera en polvo y escombros los ocho pisos del edificio Mónaco, la lujosa mansión donde vivió con su familia Pablo Escobar, el traficante de drogas más famoso de Colombia.

El edificio ―una fortaleza con 12 alcobas, varias terrazas y salas de diversión y un sótano con 34 parqueaderos― se desplomó ante los ojos de más de mil espectadores que presenciaron su caída desde la sede del Club Campestre. Entre ellos se encontraban el presidente Iván Duque, el alcalde Federico Gutiérrez y los familiares de algunas de las víctimas más notables de los crímenes del jefe del antiguo Cartel de Medellín. Fue como ver desaparecer un fantasma.

Desde que fue construido en 1986 y años más tarde fue blanco de un atentado dinamitero del Cartel de Cali, el Mónaco se convirtió en un símbolo contradictorio. Primero, fue allanado por la Policía. Después fue confiscado por las autoridades judiciales y entregado a la Dirección Nacional de Estupefacientes. Luego, fue cedido en comodato a una institución de rehabilitación de drogadictos. Por último, fue abandonado y se convirtió en un muladar asaltado por aventureros y cazadores de tesoros y en un sitio de peregrinaje de turistas extranjeros atraídos por los narco tours y sus falsas leyendas promovidas por las agencias de turismo.

El alcalde Federico Gutiérrez, preocupado por la imagen de nuestra ciudad, por los narco tours y por la series de televisión que han endiosado a personajes como Escobar, decidió destruirlo para construir en su lugar un parque en memoria de las víctimas del narcotráfico. “Tocar esta herida es revivirla para buscar que cicatrice” dijo poco antes de la explosión que hizo desaparecer el edificio. “Cuando nuestras heridas sanan, pueden nacer grandes cosas: eso es lo que está en nuestras manos, curar para construir”.

Luego añadió: “Esta no debe ser una reflexión de algunas élites. Es una reflexión que debe hacerse con rigor, que debe llegar a cada familia y a cada barrio... El narcotráfico no se ha acabado y es el principal responsable de los delitos que se cometen en la ciudad... El derribo del Mónaco es una caída de un símbolo”.

Miro los videos y las fotografías de la explosión que han aparecido en los noticieros y en los periódicos del mundo, y pienso: han pasado más de 20 años desde la muerte de Pablo Escobar y todavía no sabemos qué hacer con su recuerdo.

Con la destrucción del edificio Mónaco ha desaparecido uno de los símbolos de su poder, pero no han desaparecido las huellas que la cultura mafiosa dejó en nuestra vida colectiva: el menosprecio por la vida humana, el afán de enriquecimiento rápido usando cualquier medio, la desaparición de las fronteras entre lo legítimo y lo ilegítimo, la proliferación de la corrupción, la glorificación del paramilitarismo, el envilecimiento de la política...

¿Cuántos edificios como el Mónaco se construyeron y se siguen construyendo con dineros del narcotráfico no solo en Medellín sino en el resto de Colombia? ¿La solución es dinamitarlos?

Respeto la decisión del alcalde Federico Gutiérrez. Por lo menos se atrevió a “volver la mirada sobre lo que muchos preferían no nombrar”. Sin embargo, creo que este tipo de acciones ―de un valor simbólico innegable― deben estar acompañadas de un trabajo continuo y a largo plazo en el campo de la educación y la cultura. De lo contrario, esta será una explosión dinamitera más, con la única diferencia de que esta vez fue legal y por fortuna no hubo víctimas como en las épocas aciagas de Escobar... Y las ruinas del Mónaco y la historia que él encarna seguirán siendo heridas en nuestra memoria colectiva. De nosotros depende que cicatricen.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    VICTOR CAMPEANERTS
    El ciclista belga batió en Aguascalientes el récord de la hora, superando los 55 kilómetros.

    $titulo

    ATAQUE A OLEODUCTO
    Hay emergencia ambiental y ecológica en Tibú por varios ataques al oleoducto Caño-Limón Coveñas.