<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 11 de febrero de 2020

La economía no está tan bien como parece

Por Steven Rattner

Cada par de días se revelan estadísticas nuevas, cada una casi invariablemente reforzando la percepción de una economía estable. En su discurso sobre el Estado de la Unión en la noche del martes, el presidente Trump reforzó esa impresión, y se la acreditó a sí mismo.

Él tiene municiones. Según los cálculos de J. P. Morgan, Trump es el beneficiario del viento de cola económico más fuerte de cualquier titular que se postule para la reelección desde 1900.

Pero los demócratas no deben desesperarse. Si bien superar ese viento de cola será un desafío difícil, la economía no es tan buena como parece. Igualmente importante, en general, el Sr. Trump ha tenido poco que ver con su expansión continua, proporcionando varias líneas de ataque para la oposición, de la siguiente manera:

La recuperación Trump es apenas una extensión de la recuperación Obama. Sí, estamos añadiendo empleos cada mes, y sí, la economía en general está creciendo. Pero el comportamiento de estos dos indicadores claves no deben ser nada de qué jactarse para el presidente.

Tome empleos por ejemplo. En los 35 meses de Trump como presidente, la economía agregó un promedio de 191.000 empleos por mes y la tasa de desempleo cayó en 1.2 puntos porcentuales. Suena bastante bien, ¿verdad? Pero durante los últimos 35 meses de la presidencia de Obama, los nuevos empleos promediaron 227.000 por mes y la tasa de desempleo disminuyó en 2 puntos porcentuales.

En cuanto al crecimiento económico general: esencialmente lo mismo con el Sr. Trump que con el Sr. Obama. Además, el año pasado se produjo la expansión más lenta de la presidencia de Trump.

El desempleo puede ser bajo, pero los salarios, ajustados por la inflación, apenas han crecido. Una vez más, las cifras principales, una tasa de crecimiento anual de aproximadamente 3 por ciento, parecen tranquilizadoras. Pero agregue el efecto de la inflación y la imagen se ve bastante diferente. En promedio, los salarios reales han aumentado a una tasa de sólo 0.8 por ciento con Trump, en comparación con 1.3 por ciento durante un período similar con Obama.

El desempleo puede ser bajo, pero los salarios, ajustados por la inflación, apenas han crecido. Una vez más, las cifras principales, una tasa de crecimiento anual de aproximadamente 3 por ciento, parecen tranquilizadores. Pero agregue el efecto de la inflación y la imagen se ve bastante diferente. En promedio, los salarios reales han aumentado a una tasa de solo 0.8 por ciento con Trump, en comparación con 1.3 por ciento durante un período similar con Obama.

Podría decirse que la manufactura ha empeorado bajo la administración del Sr. Trump. Trump no solo no logró revertir la disminución constante de la participación de la producción industrial en nuestra economía, sino que su guerra comercial autoinfligida contribuyó a la caída absoluta de empleos el año pasado en los estados clave de 2020. Wisconsin y Pensilvania perdieron empleos en las fábricas, al igual que Oklahoma, Indiana y Nueva York. Al menos en parte como resultado, el empleo total creció a tasas inferiores al promedio en esos estados (junto con otros estados importantes como Ohio, Michigan y Minnesota). ¿Qué pasó con hacer que Estados Unidos sea grande otra vez?

La economía es más débil en el “país de Trump”. A la “base” del Sr. Trump le ha ido peor que a la nación; el crecimiento del empleo y los salarios ha sido deficiente en muchos estados y condados que ganó en 2016. Esto se debe en parte a la debilidad general de la manufactura y en parte a un reflejo de la tendencia general en la que las ciudades donde se centra la economía del conocimiento han tenido un mejor desempeño que las áreas rurales. Culpe también a la suavidad en la agricultura, otra consecuencia de su guerra comercial equivocada.

La desigualdad de ingresos se mantiene en niveles históricos. Las ganancias corporativas han aumentado considerablemente (gracias en gran parte a la reducción de impuestos de Trump), y un mercado bursátil en alza ha beneficiado a los ricos de manera desproporcionada. Los recortes de impuestos de Trump para los estadounidenses individuales fueron regresivos, ayudando más a los ricos que a los estadounidenses de clase media

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

NIÑOS DE LA TOLA, NARIÑO

Los jóvenes músicos, con ayuda de su maestra, luchan por tener instrumentos para su banda por la paz.

$titulo

JEISON GERMÁN BORDA G.

Exfuncionario de la Dian en Neiva, condenado a 52 meses de cárcel por exigir dinero por trámites.