<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Anacristina Aristizábal Uribe
Columnista

Anacristina Aristizábal Uribe

Publicado el 10 de septiembre de 2019

La fascinante historia de la escritura

Entonces emprendí mi propia expedición. Estaba asombrada. ¿Cómo habíamos llegado al punto de que alguien hacía unos trazos en alguna superficie y otros podían entender qué significaban y reproducir el sentido? ¡Era la escritura! Y empecé a indagar. Todo comenzó en Mesopotamia y entonces, con mi imaginación, viajé en el tiempo y me sumergí en la ciudad de Lagash. Visualicé a un pequeño que tenía el destino trazado: tenía que aprender a lancear para cazar. Pero la vida tenía una sorpresa para Nabu, mi niño de 10 años. Deambulando por la ciudad de imponentes templos y grandes ídolos del dios Ningirsu aprendió a manejar una diminuta lanza para escribir.

Y después con el mismo poder de la imaginación, me fui para Alejandría. Allí vi a Yafeu, un pequeño que quería ser escriba, pero el ojo tuerto de nacimiento le impedía entrar en el oficio. ¿Cómo podía sobreponerse a su destino? Su mejor amigo era el hijo de Calímaco, considerado el primer bibliotecario. Y cuando ya tenía asegurado trabajo en el gran Museión, ocurre la peor desgracia en la historia de los libros, que aún hoy lamentamos.

Luego viajé al siglo I. Ya la escritura era común y en Roma, la capital del mundo, había Domus Legendi, donde la gente podía oír a los verdaderos especialistas de la lectura en voz alta. En este cuento, mi niño Manio Ofonio Tigelino, destinado por su tosco padre pretoriano a seguir sus pasos, encuentra en la lectura poética de Cayo Calpurnio Pisón, un bálsamo para su delicada existencia.

Ahora estamos en el siglo VIII y Occidente aún no conoce el papel, ¿cómo conocemos el secreto mejor guardado de los chinos? Ocurre en Samarcanda, según algunos historiadores. Y pongo allí a dos poetas que terminan prisioneros del ejército del califato abasí, después de la famosa batalla del río Talas en el 751. Por comer arroz, el pequeño Li Po abrirá el camino para revelar el secreto. El recorrido continúa por un monasterio medieval, un taller de encuadernación y el taller de Gutenberg.

A propósito de la Fiesta del Libro, les estoy hablando de mi libro “Nabu, cuentos fascinantes sobre la historia de la escritura y el libro”, sello Editorial UPB. Su lanzamiento será este sábado 14 de septiembre, auditorio del Planetario, 3:30 p.m. Allá los espero para viajar por la historia más fascinante de la humanidad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

LUIS ENRIQUE RODRÍGUEZ

Editor de Caracol Radio, recibirá el “Clemente Manuel Zabala” al editor ejemplar del Premio Gabo 2019.

$titulo

“GOTA A GOTA” MORTAL

Según la Policía, asesinato de dos venezolanos el pasado domingo en Medellín fue por deudas del “pagadiario”.