<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 09 de octubre de 2019

La libertad de discrepar

Javier Darío Restrepo, In memoriam.

El 6 de mayo de 2009, Javier Darío Restrepo (1932-2019) publicó su penúltima columna en El Colombiano. Le retorno la palabra al maestro, con fragmentos del texto que bien pudo haber sido escrito ayer: “La libertad de discrepar”.

“A pesar de la realidad nuestra de cada día, no se habló de la libertad de discrepar el domingo pasado...

Hizo falta proclamar que discrepar de un gobierno no convierte a una persona en terrorista, ni en cómplice de las Farc, ni en enemigo del presidente o de sus fervientes seguidores. Que la discrepancia del opositor es mirar los hechos y las personas desde un ángulo y con unos datos distintos de los que suelen manejar los de su partido; y advertir que decirlo es un deber de conciencia.

Por eso, pretender que una posición de oposición es, per se, algo contrario a la ética es, además de un exabrupto, mala fe, o incapacidad para entrar en la significación de lo ético. Pero es otro de los recursos para limitar la libertad de opinión.

Las solas proposiciones que resultan de esa afirmación asombran: si no es ético denunciar la peligrosa concentración de poderes en una persona, o la campaña política y de descalificación intencionada de la Corte, o el apoyo a la parte más corrupta del Congreso para preservar unos votos, si afirmar esto no es ético, ¿qué es lo ético? ¿Afirmar contra toda evidencia que no pasa nada, que los 81 congresistas investigados o procesados penalmente por parapolítica son solo escándalo de la oposición que también podría ser procesada por farcpolítica? ¿Lo ético sería silenciar los falsos positivos, la corrupción en el DAS, la corrupción electoral, los negocios en la familia presidencial?

Esa información, admito, sería antiética si fueran simples rumores, afirmaciones sin sustento, maledicencia política. Pero son hechos que uno no podría negar aunque quisiera. Negarlos implicaría complicidad y sobre todo irresponsabilidad profesional del periodista. Porque el periodista está para mostrar los hechos que afectan o afectarán los intereses de todos.

Cuando se trata de presionar físicamente al periodista para que no cumpla con ese deber, o cuando se lo presiona moralmente con acusaciones sin fundamento que minan su autoridad moral, se atenta contra esa libertad, necesaria para que la sociedad pueda avanzar con los ojos abiertos.

Esa libertad, no la concede nadie. La pueden interferir y obstruir desde fuera, gobernantes, calumniadores, sicarios, intimidadores, pero ninguno de ellos la da o la quita porque la libertad tiene su origen y su sustento en los actos de decisión de cada persona [...].

Saber que a pesar de todo hay alguien que ayuda a conocer y entender la complejidad de lo que pasa, a pesar de los engaños de la propaganda y de la maquinaria publicitaria del poder, es como descubrir una luz en lo oscuro.

Cuando la sociedad tiene ese servicio, la esperanza es posible. Entre la confusión, la mentira, el odio y los engaños crece, en cambio, la desesperanza. Necesitamos la libertad de discrepar para defender las demás libertades”.

Una semana después, el maestro se despidió de los lectores de El Colombiano. Desde que cancelaron su columna, mis letras ocupan el espacio que fue suyo durante 17 años.

Me abrigo con las palabras del poeta León Felipe: “Se gana la luz como se gana el pan”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

PASCUAL RUIZ URIBE
El reconocido artista recibirá la Orden Mariscal Jorge Robledo, categoría oro, de la Asamblea Departamental.

$titulo

CIFRAS DE DESPLAZAMIENTO
En 2019, según la Defensoría del Pueblo, más de 15 mil personas han sido desplazadas forzosamente.