<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ángela Marulanda
Columnista

Ángela Marulanda

Publicado el 17 de junio de 2019

La niñez es un período de entrenamiento para la adultez

La niñez es un período de entrenamiento para la adultes y así como la constante actividad física de la infancia sirve para desarrollar el sistema muscular de los niños, las experiencias desagradables que enfrentan los niños son fundamentales para desarrollar las capacidades necesarias para superar los obstáculos que encontrarán a lo largo de su vida.

Como en los primeros años de vida los niños no tienen la capacidad de controlarse, una de las funciones primordiales de sus padres es servir de controles externos de los hijos mientras ellos desarrollan sus propios controles internos, es decir, lo que se llama fuerza de voluntad.

Si para evitar que los niños se hagan daño los lleváramos sostenidos en nuestros brazos posiblemente nunca se golpearían, pero su sistema muscular se atrofiaría. De igual manera, si tratamos de evitarles toda contrariedad resolviéndoles cuanto problema o capricho tengan, no tendrán la oportunidad de desarrollar virtudes tan fundamentales como la tolerancia a la frustración, la la valentía y el autocontrol. Es decir, todo lo que se requiere para formarles un carácter sólido y una fuerza de voluntad férrea. Carecer de esta virtud es tan grave como carecer de fuerza muscular. Así como un minusválido no puede valerse por sí mismo y vive esclavo de la ayuda de los demás, una persona sin fortaleza moral no puede controlar sus impulsos o reacciones y vivirá esclavo de los mismos.

Proteger a los hijos significa enseñarles a manejar los riesgos por sí mismos, no resguardarlos de ellos. Hay que permitir que derramen unas cuantas lágrimas. Si corremos a rescatarlos, los niños no sabrán que pueden sufrir pero también recuperarse por sí mismos; si no dejamos que se equivoquen no aprenderán que sus errores son experiencias que les enseñan cómo no hacer las cosas; si no se caen no aprenderán a levantarse; y si no se tropiezan no aprenderán a ver para dónde van en la vida. Dándoles la oportunidad para que lidien con sus problemas y que sufran por sus decisiones inapropiadas les estamos permitiendo que aprendan de sus fallas y confíen en su capacidad para superarlas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

DA VINCI EN LA UPB
En la Universidad Pontificia Bolivariana se abrió al público la maravillosa exposición Da Vinci 500.

$titulo

ALEJANDRO TOLEDO
El cuestionado expresidente peruano, que huía de la justicia de su país, al fin fue capturado en EE.UU.