<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ricardo Mejía Cano
Columnista

Ricardo Mejía Cano

Publicado el 31 de agosto de 2020

La patria boba

Nariño se fue a buscarle pleito a Torres y este le dio su merecido. No contento con esto, Torres mandó a un recién conocido a buscarle pleito a Nariño y en este caso las huestes de Torres fueron derrotadas. El recién conocido era un joven con más derrotas que triunfos en su currículo, le decían Bolívar.

La pelea entre los centralistas de Nariño y los federalistas de Torres, la aprovecharon los españoles para recuperar media Colombia de la época. El precursor Nariño denominó esa época la Patria Boba.

Bolívar y Santander nos dieron la libertad. El primero sin el segundo sería hoy un desconocido. Así sellaron una amistad eterna. Pero los idearios políticos los separaron. De la amistad sincera se pasó al odio visceral. Así ha transcurrido nuestra historia, más odios que amores.

Para los historiadores la patria Boba duró de 1810 a 1816. Hay razones para pensar que esta no ha terminado.

La situación tiende a agravarse: al acercarse la contienda política por la presidencia, algunos candidatos, ante la falta de programas que convenzan y unan a todos los colombianos, no encuentran otra propuesta que la lucha de clases. Atizar mas el odio entre los colombianos para prolongar aún más la Patria Boba.

En diálogo de un colombiano con un japones, el primero le pide al segundo comparar las dos nacionalidades. “Un colombiano es mucho más inteligente y creativo que un japonés”, dice el segundo. –“No exageres” le responde el primero. – “Dije un colombiano. Porque dos colombianos no tienen nada que hacer contra dos japoneses. Mientras ustedes se pelean, nosotros nos ponemos de acuerdo y sacamos adelante cualquier proyecto”, remató el ojirrasgado.

La solución estaría en la educación. Así lo proponía Santander. Acorde con los nuevos tiempos, esta se debía modernizar: la forma como se enseña, los currículos, abandonar la educación nemotécnica y pasar a formación por proyectos, en que los estudiantes investigan y trabajan en grupo distintas disciplinas. Pero la asociación de los educadores, Fecode, es radical contra cualquier cambio. Su meta es eternizar la Patria Boba, la lucha de clases y la intolerancia. La solución de este problema no está en la agenda de ningún gobierno.

En la época de la independencia se esparcían noticias falsas, para desacreditar al contrario. Ahora se ha vuelto una especialidad. Llegamos al mundo al revés. Los líderes que promovieron la Ley 100, gracias a la cual la cobertura en salud paso del 30 % al 95 %, bajaron el desempleo un 8 %, disminuyeron la pobreza en 20 % y pacificaron el país, hoy dichos líderes son de extrema derecha y un peligro para la sociedad. El modelo de desarrollo de quienes promueven estos rumores son regímenes donde la pobreza se ha triplicado, cerraron la prensa libre, eliminaron la iniciativa privada y los partidos opositores. Hoy esos promotores de falsas versiones son los “chachos”, dando conferencias en las mejores y más costosas universidades del país, sobre sus propuestas revolucionarias. Sin duda cambiarán el país: lo destruirán. Mientras tanto el país bueno, el pensante, que sabe los riesgos que se corren por no hacer nada, no hace nada.

Un estudio de la Universidad Javeriana reveló que entre el año 2000 y el 2016 los estudiantes de la educación pública perdieron en promedio 72 días de clase al año, debido a paros de los profesores, principalmente de Fecode. Los responsables de enseñar de tolerancia, respeto, solidaridad e infundir esperanza a nuestros jóvenes, no tienen tiempo para ello. Y los buenos no hacen nada.

¿Padeceremos otros 200 años de Patria Boba?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas