<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Rocío Arango Giraldo
Columnista

Rocío Arango Giraldo

Publicado el 16 de julio de 2019

LA PILOTO ESTÁ DE NUEVO CON NOSOTROS

Si ha habido un lugar físico en la historia que se ha sabido reinventar, es la biblioteca. Para “Los Hijos del Nilo”, en el Antiguo Egipto, decían que en las bibliotecas reposaba “el tesoro de los remedios del alma”, reconociendo que es la ignorancia el principal de los males de la humanidad. Al tiempo que cambiaron los centros de generación del conocimiento, también cambiaron las bibliotecas saliendo de los monasterios a los centros de la ciudad. Cuando nació la vida republicana y con la consolidación de la democracia, las bibliotecas han ocupado el centro de los lugares de discusión política, no es gratuito que la biblioteca más grande del mundo actual sea la del Congreso de los Estados Unidos en Washington. De la misma forma, el internet y las tecnologías audiovisuales han modificado los espacios en los que otrora era un mandato hacer silencio.

Por eso, es motivo de orgullo para todas las personas que habitamos en Medellín, la estructura remodelada de la Biblioteca Pública Piloto en su sede central. Aunque la nueva estructura fue inaugurada en diciembre de 2018 tras 3 años de trabajo y cierre de sus actividades al público, y después de una inversión que se calcula en más de 11 000 millones de pesos. Hoy quiero hablar de su cambio físico que logró mover el alma de la Biblioteca.

Lo digo porque recientemente estuve disfrutando de sus espacios, convocada por asuntos de tecnología y de arte, en los que el silencio no era un mandato.

La emergencia de la tecnología suele ser vista como la principal amenaza de las bibliotecas. Creo que lo mismo debió de haber pasado en tiempos de Gutenberg cuando inventó la imprenta que competía con los manuscritos, las bibliotecas tuvieron que dejar de acumular códigos y papiros hechos a mano, para darle paso al libro impreso con mayor uniformidad en las letras. Asimismo, hoy las bibliotecas del mundo les abren paso entre los anaqueles a los archivos de multimedia y animación digital que le dan imágenes y sonidos, a lo que hasta ahora sólo tuvo palabras impresas.

Con la consolidación de la Ilustración y los grupos intelectuales que intentaron influenciar el cambio social y político a través de sus escritos, los cafés y los sitios de tertulia alrededor del mundo empezaron a darles continuidad a las conversaciones que se iniciaban en las bibliotecas. Detrás de todo gran escritor hay un lugar de tertulia: La Cueva para García Márquez, La Bodeguita del Medio para Hemingway, y muchos cafés en París, Buenos Aires o en Ciudad de México fueron refugio de grandes plumas de la literatura universal.

Por eso encuentro acertada la distribución de una terraza y una sola de cafés en el interior de la biblioteca, el filósofo chileno Humberto Maturana dice que “Al conversar generamos mundos”. Estos espacios en la Biblioteca son para “crear mundos”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

MEDELLÍN, SEDE NARANJA

La cumbre internacional sobre Economía Naranja tendrá a Medellín como sede, el próximo mes.

$titulo

INSEMINACIÓN NO CONSENTIDA

Decenas de médicos en EE.UU inseminaron con su esperma a sus pacientes, reveló The New York Times.