<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 24 de septiembre de 2019

La seguridad de Trump debe prepararse para un camino duro

Por JONATHAN STEVENSON

Dejando a un lado el breve y desastroso período de Michael Flynn, dos hombres han desempeñado el papel de asesor de seguridad nacional bajo Donald Trump, y no podrían ser más diferentes. H.R. McMaster fue un fanático pragmático que valoraba las habituales deliberaciones interinstitucionales que dieron forma a la toma de decisiones en el Consejo de Seguridad Nacional, y que el presidente Trump consideró tediosas y distractoras.

El presidente lo despidió a favor de su opuesto diametral, John Bolton, un ideólogo notoriamente extremista y perturbador que estaba feliz de dejar que las costumbres del consejo se marchitaran, para decirle mejor su verdad directamente al presidente. Su maniobra ideológica finalmente consiguió su despido, aunque duró unos 17 meses improbables.

En Robert O’Brien, elegido el miércoles como reemplazo del Sr. Bolton, el presidente parece haber encontrado una abeja trabajadora obediente detrás de escenas que se adapta mejor al temperamento dominante de Trump. Su nombramiento puede indicar la muerte de cualquier esperanza de controlar los peores impulsos de política exterior del presidente.

El Sr. O’Brien escribió un libro en 2016 titulado “Mientras Estados Unidos dormía: restaurando el liderazgo estadounidense a un mundo en crisis”.

El nombramiento del Sr. O’Brien probablemente signifique que el Secretario de Estado Mike Pompeo continuará siendo el principal asesor de política exterior del presidente, un papel que usurpó del Sr. Bolton. Desafortunadamente, el Secretario Pompeo ha tenido éxito precisamente porque parece tener pocos principios, si es que tiene algunos, que no suprimirá por ejercer el poder ejecutivo. El Ed McMahon de la política exterior estadounidense, es lo suficientemente inteligente como para estar enterado de la broma de Trump, no le importa que no sea gracioso y se ríe de todos modos.

Algunos han sugerido que el Sr. Trump y el Sr. Pompeo han formado una sociedad de política exterior comparable a aquella entre Richard Nixon y Henry Kissinger, y que por lo tanto no nos debemos preocupar por quién se sienta a la cabeza del Consejo de Seguridad Nacional. Pero el Sr. Kissinger es un erudito de élite, una mente estratégica poderosa y un empresario de políticas que dirigió y guió la política exterior de la administración Nixon. Pompeo no es un experto y ve su papel como atender los caprichos de Trump y llevar a cabo sus ideas.

Es muy probable que Trump guarde la esperanza de que O’Brien demuestre que no es un ideólogo irreprimible, un empresario de política exterior o un experto en el proceso de construcción de consenso, sino un funcionario que proporcionará una apariencia oficial para las opiniones y movidas a menudo extravagantes del presidente.

Esto significaría la continua decadencia del proceso interinstitucional dirigido por el consejo. Sin obstáculos de voces contrarias, Trump podría continuar con su táctica del intento de gran acuerdo, con China, Corea del Norte e incluso Irán en ciertas circunstancias que ahora parecen remotas, que a su vez se pondrían en marcha mediante instrumentos contundentes como aranceles, iniciativas anunciadas por tweet y bravuconadas y amenazas militares.

Si el Sr. Trump fuera un genio estratégico, tal vez estaría bien. Pero el Sr. Trump no sabe precisamente qué resultado estratégico quiere. En el caso de Irán, tiene la intención de socavar el régimen hasta un punto que Barack Obama no lo hizo. En Corea del Norte, alberga visiones nebulosas de “desnuclearización”. Si bien el deseo de Trump de mantenerse alejado de los enredos militares parece bastante duradero y genuino, está sujeto a su objetivo de someter a los enemigos haciendo tratos, satisfaciendo a ciertos socios especiales (en particular , Israel y Arabia Saudita), y acuartelando a América

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ABIY AHMED ALI

El líder africano, 43 años, primer ministro de Etiopía, galardonado con el Premio Nobel de Paz 2019.

$titulo

DIOSDADO CABELLO

Cada vez alcanza mayores niveles de ordinariez y chabacanería en sus insultos al presidente Duque.