<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 13 de octubre de 2021

La tarde en que fuimos libres

Por MARGARYTA YAKOVENKO

¿Qué hiciste en las seis horas en que hubo silencio? Cuando todo se desplomó y tu móvil dejó de mostrarte notificaciones y se volvió un objeto que solo servía para llamar, lo que es lo mismo que decir que se volvió un objeto absolutamente inútil, ¿qué hiciste? A lo mejor te enfadaste porque sabes que estamos al borde de una nueva burbuja inmobiliaria. Y luego te diste cuenta de que al menos Twitter seguía en pie y podías seguir tecleando un poco de bilis a la gran olla de irritabilidad en la que hemos convertido esa red social que Zuckerberg aún no ha podido comprar.

A lo mejor te descargaste Telegram y escribiste a todos tus amigos un sms diciendo que era el momento de pasar de los tentáculos de Facebook que todo lo controlan y monopolizan y venden tus datos y te espían. Quizá se te olvidó que esos datos se los regalaste tú porque no quisiste leerte el contrato de consentimiento.

¿Te agobió el silencio o te hizo sentir liberado? ¿Cuántas llamadas hiciste? ¿Cuántos sms enviaste porque no aguantabas más sin noticias absurdas de nadie?

Yo me fui a la cama aliviada, con una sonrisa en la cara y pensando: “ojalá no vuelvan nunca, ojalá se caiga también Twitter”. A veces sueño con ver el mundo arder como una cerillita porque yo misma estoy quemada. Antes de dormirme, conecté religiosamente mi móvil a la carga y pensé: “¿para qué me habré comprado una cosa tan cara si a partir de ahora solo voy a usarlo para llamar?”. Lo pensé de verdad, porque creí que la caída podría ser eterna. Porque confié en que estábamos ante el apocalipsis como en el libro “El silencio” de Don DeLillo y alguien nos había aliviado del sufrimiento y de las cadenas. Me sentí como Martin cuando piensa: “Llevo toda la vida queriendo esto sin saberlo”.

Al día siguiente mi móvil mostraba todos los mensajes que durante las seis horas de silencio habían llegado a mi WhatsApp. Lo primero que hice al abrir los ojos fue leerlos. Luego meterme a Instagram, dar unos cuantos likes, revisar todas las stories, ver que el mundo seguía en pie. Quejarme en Twitter de que siguiera en pie. Luego ya me levanté y me hice el desayuno. Y el silencio se extinguió y yo no hice nada por mantenerlo. Me dejé arrastrar de nuevo por la vorágine y pasé al día siguiente más de tres horas en las redes sociales del señor Zuckerberg. Pero aún recuerdo, con añoranza, que durante una tarde fui libre y deseé serlo siempre

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas