<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 19 de julio de 2019

La triste lección de California

Por MIRIAM PAWEL

redaccion@elcolombiano.com.co

Después de más de una década de debate polémico, Nueva York aprobó una ley que otorga a los trabajadores agrícolas los derechos básicos que la mayoría de los trabajadores dan por sentado: el derecho a ganar horas extras, tener un día libre, cobrar seguro de desempleo y afiliarse a un sindicato. La ley corrige las injusticias que se remontan a la exclusión de los trabajadores agrícolas y domésticos de la Ley Nacional de Relaciones Laborales, en un esfuerzo por ganar los votos del sur mediante la exención de las fuerzas de trabajo en gran parte negras.

Sin embargo esta victoria podría demostrar ser en gran parte simbólica. Esa es la triste lección de California, que ha tenido en los libros durante más de 40 años un estatuto de trabajadores agrícolas considerado como la ley más pro-laboral del país. La Ley de Relaciones Laborales Agrícolas de 1975 otorga a los trabajadores agrícolas el derecho a sindicalizarse, establece procedimientos para elecciones rápidas, permite a los organizadores sindicales acceder a los campos de los agricultores y proporciona recursos para los trabajadores despedidos o penalizados injustamente, incluido el pago retroactivo.

Pero hoy, la junta que administra la ley está prácticamente moribunda; no se ha reunido en público desde enero. Para la mayor parte del año le ha faltado quórum. Y nadie parece darse cuenta.

La ley de Nueva York, que el gobernador Andrew Cuomo ha respaldado, es un hito que no debe minimizarse. Pero para cumplir la promesa de la ley se requerirá una organización de base efectiva en los campos.

Esa era la fuerza detrás de la ley de California, que en sus primeros años se convirtió en un vehículo para educar y enriquecer a una generación de trabajadores agrícolas, quienes aprendieron el poder del trabajo organizado. Fue adoptada en el momento cumbre del movimiento de Trabajadores Agrícolas Unidos, después de que años de huelgas, boicots y desobediencia civil crearan suficiente presión para que el recién elegido gobernador, Jerry Brown, pudiera negociar un acuerdo. En las elecciones de los primeros meses después de que la ley entró en vigencia, casi 50.000 trabajadores agrícolas votaron, muchos de ellos por primera vez en sus vidas.

Sin embargo en menos de una década, la actividad del sindicato en los campos desapareció casi por completo, resurgiendo esporádicamente pero nunca como una fuerza significativa.

La incómoda celebración de aniversario fue más melancólica que festiva. El sindicato que una vez había representado la mejor esperanza para los trabajadores agrícolas hacía mucho que había dejado de organizarse. El gobernador que había utilizado todo su capital político para negociar la ley histórica era nuevamente gobernador.

Gould, un eminente abogado laboral que una vez presidió la Junta Nacional de Relaciones Laborales, habló de trabajadores agrícolas que duermen en sus carros y advirtió que la falta de actividad de ninguna manera sugiere condiciones favorables. El gobernador estuvo de acuerdo. “El trabajo y el sufrimiento y la injusticia que dieron origen a la ley existen todos los días en este estado”, dijo Brown. “Todavía estamos en un punto muy serio en el que las personas que cosechan nuestra comida, ¿están consiguiendo la dignidad y la compensación y la calidad de vida digna de su contribución a lo que todos estamos disfrutando? Y tengo que decir que la respuesta es bastante claramente que no”.

El modelo más sólido para los trabajadores agrícolas en la actualidad es en la Florida, donde la Coalición de Trabajadores de Immokalee ha conseguido grandes logros, no a través de la ley estatal sino a través de años de organización creativa y paciente que produjeron un marco para mejorar los salarios y las condiciones de trabajo, con una aplicación efectiva. La organización está dirigida por trabajadores, con amplio apoyo, utilizando muchas de las técnicas pioneras de United Farm Workers durante su apogeo.

Jerry Cohen, quien ayudó a diseñar la ley de California como abogado para la UFW, conocía mejor que la mayoría la fuerza de lo que llamó la mejor ley laboral en Estados Unidos. También conocía su debilidad. “La ley sólo es una herramienta”, Cohen dijo con frecuencia.

Esperemos que los neoyorquinos encuentren una manera de usarla más efectivamente que los californianos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

VUELTA ESPAÑA

Comienza hoy, con favoritismo de varios ciclistas colombianos que pueden dar otra alegría al país.

$titulo

ALIAS “FRITANGA”

El narcotraficante Camilo Torres Martínez será deportado desde Estados Unidos hacia Colombia.