<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 31 de agosto de 2021

La zona de construcción de nuestro futuro

Por ANATXU ZABALBEASCOA

“Fue cuando dejé de buscar un hogar en los demás y construí los cimientos de una casa en mí misma cuando descubrí que no había raíces más íntimas que aquellas que hay entre la mente y el cuerpo que han decidido convertirse en uno”. Como la artista Louise Bourgeois, o como el escultor René Magritte, la escritora Rupi Kaur (Jaipur, 1992), que también es ilustradora y dibuja las imágenes que ilustran sus libros, siempre ha relacionado casa y cuerpo, casa y madre y cuerpo y mente. Ya en el poemario “El sol y sus flores” (Seix Barral), Kaur hablaba de cimientos como raíces. Y aconsejaba: “mira tu cuerpo susurra no hay hogar como tú”.

En ese poemario se refiere también a la “zona de construcción de nuestro futuro”. Y dice: “no es lo que dejamos atrás lo que me rompe, sino lo que podríamos haber construido si nos hubiéramos quedado”.

Y, con las pocas palabras que necesita para decirlo casi todo, incluso escribe sobre elementos arquitectónicos cuando hace autocrítica: “solía soñar con ser tan fuerte que nada pudiera derrumbarme. Ahora soy tan fuerte que nada me derrumba y sólo sueño con ablandarme”.

En “El sol y las flores” también habla de inmigrantes como puentes: “no tienen ni idea de lo que significa perder un hogar a riesgo de no encontrar nunca uno nuevo de que toda tu vida se divida entre dos tierras y se convierta en el puente entre dos países”.

Elvira Sastre también ha traducido al castellano el nuevo libro-poemario, “Home body” (Casa cuerpo), con el título de uno de sus versos: “Todo lo que necesito existe ya en mí”. En él, Kaur sigue utilizando analogías arquitectónicas. Incluso para hablar de “vacaciones”: “Creíste que era una ciudad lo bastante grande como para una escapada de fin de semana soy el pueblo que la rodea, aquel del que nunca has oído hablar pero siempre cruzas... no soy comida de la calle soy espesa mermelada casera lo más dulce que tocarán tus labios... no soy una habitación de hotel soy un hogar no soy el whisky que quieres soy el agua que necesitas no vengas aquí con expectativas de convertirme en tus vacaciones”.

Esta es una poeta para jóvenes y adultos, para mujeres y para hombres. Su idea de la casa es la tranquilidad y la paz. Y defiende ese territorio básico y máximo desde la más alta exigencia: “la próxima vez que te diga que te está creciendo el pelo de las piernas recuérdale a ese chico que tu cuerpo no es su casa es un invitado”

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas