<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 28 de mayo de 2019

Los escombros del Brexit

Antes de que los británicos votaran el Brexit, cuando se hacía campaña por salirse de la Unión o quedarse en ella, los opositores a la idea insistían en que alejarse de Europa podría ser desastroso. Muchos miraron para otro lado, algunos se taparon los oídos y otros más se dejaron seducir por las falsas ventajas de independizarse. Al final, cuando se contaron los votos, la decisión estaba tomada: era mandato del pueblo aplicar la salida de UE.

Sin embargo, ni los más catastróficos de entonces pudieron prever el tamaño de la desgracia que anunciaron. El Brexit, tres años después de su votación, ha resquebrajado de la peor forma a la política británica y a sus ciudadanos, y no hay en el futuro un horizonte prometedor.

Para llevar adelante la separación se escogió a Theresa May como primera ministra. La conservadora insistía en que sería un camino duro pero posible y que cumpliría con la petición del pueblo de esa extraña independencia británica del siglo XXI. Rápidamente se empantanaron las reuniones y se reveló la imposibilidad de un divorcio sin que antes la isla asumiera una cantidad de perjuicios. Y pasaron los meses. Y los años. Y la Primera Ministra no convencía con sus planes ni siquiera a su propio partido.

Así se llegó al pasado viernes cuando May anunció su renuncia, efectiva para el 7 de junio. Dijo que lo había intentado todo una, dos y tres veces, pero aún así fracasó. Su promesa incumplida de un Brexit negociado la obligaba a abandonar el 10 de Downing Street.

Europa la miró entre satisfecha y preocupada. Los líderes del continente -que han dado un nuevo plazo hasta el 31 de octubre para el plan de retiro- saben que esto le ha costado a la isla mucho más de lo que se pensaba. Que, aunque se decía que era la Unión la que sufriría la salida de Londres, los acontecimientos prueban todo lo contrario. Y no es que Europa se fortalezca con la debacle, pero el costo pagado por Gran Bretaña es monumental.

En el Reino Unido insisten en nuevas negociaciones, dicen que hay tiempo; otros exigen salir sin ninguna negociación y algunos, repetir la votación. La verdad es que todas las peticiones parecen extemporáneas. Este infierno al que llevó la demagogia ya se llevó la tranquilidad social, política y económica de la isla. Y a dos primeros ministros.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EXPOSICIÓN DÉBORA ARANGO

Desde el 11 de noviembre, hasta diciembre, muestra abierta de parte de su obra en Parques del Río.

$titulo

JOSÉ MARÍA BALLESTEROS

Ex gobernador de La Guajira fue condenado a 15 años de cárcel por peculado y concusión.