<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
María Clara Ospina
Columnista

María Clara Ospina

Publicado el 06 de noviembre de 2019

Los pueblos indígenas y el Ejército

El asesinato de indígenas tiene de luto al país y parece indetenible. La semana pasada, en Cauca, ocurrieron dos aterradoras masacres, una después de otra, donde perdieron la vida 9 personas en menos de 48 horas.

El 29 de octubre, en Tacueyó, un grupo de narcotraficantes, compuesto al parecer por disidentes de las Farc, atacaron con armas de fuego la camioneta donde se transportaban la gobernadora del resguardo indígena, Cristina Bautista, y 4 indígenas más. Fue un crimen miserable.

¿Qué buscaban los asesinos? La respuesta es sencilla y dolorosa. Esa zona del Cauca es ruta de caminos de coca; por ahí sale el producto y entran las armas y los insumos necesarios para la transformación de la hoja. Es un área indispensable de controlar para los narcotraficantes, pero pertenece a los indios nasa, quienes no están dispuestos a ceder su territorio para dicho propósito.

La gobernadora era una mujer joven de solo 42 años, graduada como trabajadora social de la Universidad del Valle; buscaba mantener la paz en el resguardo indígena oponiéndose al tráfico de drogas en su territorio.

Pocas horas después, en la vereda de Santa Elena, en Corinto, eran asesinados 4 técnicos de la Fundación Desarrollo de las Ingenierías y las Ciencias de la Salud para la Proyección Social. Aparentemente, los narcotraficantes que los degollaron pensaron que Diego Cesquera, Roosebelt Saavedra, Carlos López y Diego Rodríguez eran integrantes de la inteligencia de las Fuerzas Militares, pues uno de ellos llevaba un documento que lo acreditaba como militar en retiro.

Según representantes de Naciones Unidas, en lo corrido del año van 52 asesinatos en territorio Nasa y 109 asesinatos de defensores de los derechos humanos. Además, hay 74 amenazas recibidas. ¿Será que también van a matar a esos 74, sin que estos crímenes anunciados se puedan evitar?

El ejército dice tener identificados a los cabecillas narcotraficantes de las diferentes regiones productoras y exportadoras de coca. El gobierno enviará al Cauca una Fuerza de Despliegue Rápido de 2.500 hombres. Supuestamente, llegará en diciembre. Pero ¿cuántos indígenas y líderes morirán mientras llega?

En el Cauca y otras zonas indígenas amenazadas es urgente una respuesta inmediata y un acuerdo entre los indígenas y el ejército. Debe haber concordia entre ellos. Es indispensable que se apoyen para poder enfrentar a los poderosos narcotraficantes que cuentan con dinero a rodos para armarse hasta los dientes.

Los comandantes y los soldados que están en las brigadas cercanas a los resguardos deben tener una preparación especial para entender la idiosincrasia de los pueblos indígenas que les permita formar fuertes lazos de colaboración con ellos. De otra manera, los narcos triunfarán y cada día enterraremos a más indígenas y las bandas asesinas serán las dueñas del territorio.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EL CES, EN ALTA CALIDAD

El Ministerio de Educación reacreditó a esta Universidad, otros seis años, por sus altos estándares.

$titulo

GERMÁN NAVAS TALERO

El representante a la Cámara ha vertido información falsa en sus redes, afectando reputación ajena.