<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Carlos Alberto Giraldo Monsalve
Columnista

Carlos Alberto Giraldo Monsalve

Publicado el 17 de febrero de 2020

Manuel Saldarriaga

Ganar tres veces el Premio Rey de España no es un asunto menor. Menos en una modalidad tan competida como el reporterismo gráfico. Manuel Salvador Saldarriaga Quintero acaba de lograrlo. Tiene los méritos profesionales y humanos. Es un fotoperiodista aguerrido, incansable y, a propósito de recientes incidentes entre colegas que destilan soberbia, él es todo lo contrario: amigo de los conductores y vigilantes del periódico. Servicial y protector con los redactores en las misiones.

Se ha hecho a pulso. Asumió el liderazgo de su familia. Sacó a sus hermanos menores adelante, sacrificando gustos y privilegios. Cuando habla es escuchado y respetado porque tiene un lugar ganado en el corazón de los suyos.

Sus virtudes periodísticas son muchas: siempre quiere ir adelante, llegar primero, escucha, esculca hasta debajo de las piedras. Y es un niño en el mejor sentido de la palabra: se sube a los árboles, a los techos, escudriña. Busca puntos de vista propios. Ha perfilado a lo largo de los años una mirada. No se copia, trata de no repetirse, es un permanente inconforme con su trabajo. Lo quiere hacer mejor. Se exige, se revienta buscando la foto que todavía no tiene.

Los años le han servido para tener olfato, intuición, sentido de la oportunidad. Reacción en fracciones de segundo para no dejar ir el momento, la imagen que contiene la noticia.

Con él llevo 20 años de una tremenda amistad en torno a este oficio. Nunca lo he visto descompuesto, desesperado. Tiene serenidad para manejar las situaciones, aporta seguridad y confianza en los viajes por un país tan azaroso.

En este oficio he tenido al lado grandes fotógrafos y amigos. Manuel continúa ahí. Tiene tiempo para una broma, tiene bríos para seguir saliendo a buscar noticias, nunca baja los brazos.

Es un fotógrafo polifacético: toma fotos de deportes, de conflicto armado, de cultura, de vida urbana, de etnias y minorías. Y siempre muestra un gran respeto por los demás seres humanos. Su calidez acerca. Su facilidad para ponerse en los zapatos y en el nivel de los otros le permiten esa mirada penetrante, ingeniosa, humanista.

Hace 15 años, después de venir de las selvas del Chocó, trajo dos paludismos (vívax y falcíparum) que sacudieron su humanidad. Sin embargo, dos años después, me estaba proponiendo que viajáramos de nuevo al río Opogadó para hacer una exposición de fotografía, preparada por él, para las comunidades embera.

Así es Manuel. Apenas Manuel, sin pretensiones, ni humos subidos. Un hombre de yin, tenis y camiseta de manga corta, que ahora le da otro triunfo y orgullo al periodismo colombiano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

JAMES RODRÍGUEZ, FUTBOLISTA

Gobernación de Antioquia le agradeció donación para venteros ambulantes del estadio, sin trabajo.

$titulo

ANTONIO GUERRA DE LA ESPRIELLA

Puede ser sujeto de extinción de dominio por juicio en sobornos de Odebrecht en Colombia.