<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 17 de julio de 2019

Más re-evoluciones

Por Cristian Felipe Ramírez G.

Universidad de Antioquia
Ciencias Sociales - Historia, semestre 9
cfelipe.ramirez@udea.edu.co

Walt Disney creó un emporio con un simple ratoncito; Colombia, con tanta cantidad de ratas, no ha sido capaz de construir algo decente. Y es esa gente que roba al país la que nos tiene sumidos en la pobreza y el atraso, como también lo es la indiferencia de quienes nos sentimos víctimas. Porque este país, experto en revueltas y bochinches, no ha logrado hacer una verdadera revolución que trastoque sus estructuras fundamentales.

Y si hubiese que cambiar una palabra del diccionario sería esa: revolución. Dejarla como una noción de la física, que es dar vueltas sobre un mismo punto, y cambiarla por re-evolución. Bastante nos serviría ese guión intermedio. Volver a evolucionar, repetir el avance... Perfectísimo.

Pues para revolución verdadera, la de Lutero. Dar vueltas sobre un mismo punto, sobre sí mismo: criticar la Iglesia de la que se hace parte; autocrítica pura y dura para consigo. Las otras llevan de revolución más el nombre que otra cosa y no debe extrañarnos que las revoluciones sean del pueblo contra el rey, del oprimido contra el poderoso, del incomprendido contra el que se lleva los aplausos.

Re-evolución vendría mejor a nuestro léxico. Ya se opondrán los teóricos. Las vueltas también se dan en los fenómenos sociales, dirán, y claro que sí. Sólo digo que esta nueva noción explicaría de modo más optimista los cambios profundos que la historia proclama, o los que están por venir.

¡Y cómo oponerse a lo que digan los teóricos de las revoluciones, por Dios! De estos se cuentan por montones. Pero esas re-evoluciones, ese volver a avanzar, sólo es posible con una revolución, un giro sobre nosotros mismos, una crítica a nuestras concepciones.

Hay que descuidar por un segundo al teórico que nos quita el actuar, ya que no falta el que escribe de erotismo sin saber cómo llevarse a alguien a la cama. Lo duro es saber que quien escribió esta columna se quitó el tiempo de actuar y lo dedicó a publicar sandeces. ¿Aquí cabe la autocrítica?.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

AMÉRICA DE CALI
Tras 11 años, el equipo caleño, llamado La Mechita, vuelve a ser rey del fútbol profesional colombiano.

$titulo

ÉDGAR PÉREZ, ALIAS “EL OSO”
Señalado jefe de banda Niquía Camacol, festejaba el domingo. Hubo asonada para que no fuera preso.