<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 12 de julio de 2019

Máxima diplomacia puede prevenir la guerra con Irán

Por Shirin Ebadi y Jody Williams

El 7 de julio, Irán anunció que había violado el límite de enriquecimiento de uranio - (pureza fisionable del 3,67 % requerida para la generación de electricidad) que se detalla en el acuerdo nuclear de 2015 con los Estados Unidos y otras potencias internacionales. Ha amenazado con ir más allá.

El presidente Hassan Rouhani había dicho el 3 de julio que Irán enriquecería el uranio hasta “cualquier nivel que necesite”. La administración Trump ha respondido que seguirá con su política de “máxima presión” de sanciones económicas severas hasta que Irán “ponga fin a sus ambiciones nucleares y su comportamiento maligno”.

Como ciudadanos de los Estados Unidos e Irán que hemos dedicado nuestras vidas a la búsqueda de la paz, nos preocupa gravemente la escalada de tensiones entre nuestros países.

La política de máxima presión de la administración Trump nos ha llevado al precipicio de una confrontación armada y ha inflamado aún más la región del Golfo. Aunque Teherán está lejos de producir un arma nuclear, un acuerdo fallido con Washington podría llevarlo a continuar su programa nuclear de manera más agresiva. Esto podría sentar un peligroso precedente global, que llevaría a una proliferación no regulada de armas nucleares.

Washington y Teherán deben reducir la escala de inmediato a través de la máxima diplomacia, con el apoyo de otros signatarios del acuerdo nuclear, y comenzar a redactar los términos de un acuerdo adecuado para ambos.

Irán quiere que sus sanciones económicas sean levantadas. EE. UU. quiere, como mínimo, una garantía de que Irán no adquirirá armas nucleares. La sabiduría dicta que EE. UU. e Irán se comprometan con un acuerdo que aborde estas preocupaciones mutuas.

El 3 de julio, Rouhani dejó en claro que las medidas de Teherán eran completamente reversibles: “Todas nuestras acciones pueden ser devueltas a la condición previa en una hora”. Su declaración indica que está dispuesto a negociar.

Demasiado está en juego y estos pasos preventivos deben ser tomados ahora. El domingo fue el último día del plazo de 60 días otorgado por Irán a los signatarios restantes del acuerdo nuclear -China, Francia, Alemania, Rusia y Gran Bretaña- para honrar el acuerdo rechazado por EE. UU. Irán no retrocederá más.

Dentro de Irán, el conflicto intensificado con los Estados Unidos reforzará aún más la postura áspera de Teherán en cuanto a los defensores de los derechos humanos, calificándolos de terroristas y colaboradores.

Teherán ya sentenció al abogado de derechos humanos, Nasrin Sotoudeh a 38 años y seis meses de cárcel y 148 latigazos después de dos juicios injustos. Narges Mohammadi, la vicepresidenta del Centro para los Defensores de Derechos Humanos, ha sido sentenciada a 21 años de cárcel por sus esfuerzos para avanzar los derechos humanos en Irán.

Estos activistas han tolerado represión por exigir el respeto de sus derechos humanos fundamentales. A medida que las tensiones con EE. UU. aumentan, Teherán aprieta los tornillos contra los defensores de los derechos humanos para que no parezcan suaves con su trato de quienes acusan de conspirar con los Estados Unidos y promover los “ideales occidentales”.

Una confrontación militar no sólo pondría en peligro a quienes están luchando por libertad y democracia, sino que también perjudicaría aún más a la economía iraní, que ya está sufriendo bajo sanciones americanas.

Los iraníes se ven profundamente afectados por una moneda que ha perdido el 60 % de su valor desde que se restablecieron las sanciones, y el aumento simultáneo del desempleo y los costos de vida. El precio de los alimentos se ha disparado, haciendo que la carne y las verduras sean inaccesibles para la gente común. Mientras tanto, los más cercanos al régimen se benefician de la corrupción que es alimentada por las sanciones.

Más allá de las fronteras de Irán, un conflicto entre Estados Unidos e Irán se tragará a Israel, Irak, Arabia Saudita, Yemen y Siria y pondrá a la región ya polarizada del Golfo Pérsico en una trayectoria aún más peligrosa.

De todos los países de la región, Yemen, que enfrenta la crisis humanitaria más grave, sigue siendo el campo de batalla entre los rebeldes hutíes respaldados por Irán y la coalición respaldada por Estados Unidos y Arabia Saudí.

Una escalada de las tensiones entre los Estados Unidos e Irán está poniendo en peligro el proceso de paz de Yemen y podría afectar la apertura de los puertos del Mar Rojo y mejorar los flujos de ayuda hacia Yemen.

Es hora de devolver la cordura a Washington y Teherán y comprometernos con un enfoque de máxima diplomacia centrado en el ciudadano que proteja el frágil equilibrio entre nuestros países. El llamado a la paz en la región nunca ha sido más apremiante, nunca ha habido tanto en juego.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

N. DJOKOVIC Y R. FEDERER
En Wimbledon, protagonizaron una de las finales más emocionantes de la historia: 4.57 horas. Ganó “Nole”.

$titulo

SANTIAGO JARAMILLO BOTERO
Una cosa son sus payasadas y otra los mensajes amenazantes a un concejal de Medellín en ejercicio.