Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 23 de febrero de 2019

#MedellínEsMás

Por Sara González Walteros

Universidad EAFIT
Facultad de Literatura, 3° semestre
saragonzalezzw@gmail.com

A un día de la demolición del edificio Mónaco, las redes sociales son espacio de debate acerca de lo que implica la decisión tomada por la Alcaldía de Medellín. Como es usual en los últimos meses, la opinión está polarizada: unos piensan que la destrucción de un edificio no logrará mayores cambios en la mentalidad paisa y que, en cambio, se desaprovecha la oportunidad de adueñarse del espacio, tal y como lo hicieron ciudades como Ámsterdam con la famosísima Casa de Ana Frank; otros, por su parte, opinan que la demolición es un acto simbólico, que no solo intenta empezar a acabar con el narcoturismo, sino que también abrirá las puertas para crear un espacio que sí se considere apto para rendirle tributo a las víctimas. Esta segunda posición argumenta que un espacio como lo es el edificio Mónaco tiene una fuerte carga simbólica debido al pasado que representa, por lo que no es fácil, en una ciudad en la que aún está vigente el narcotráfico (sumado a otras problemáticas de índole sociocultural, administrativo, económico y demás), adueñarse de un lugar que perteneció a quien unos consideran su “patrón” y, otros, como una de las personas más peligrosas en la historia del país.

Si bien el edificio podría ser tomado por la Alcaldía o la ciudadanía y, en compañía de entidades como el Centro de Memoria Histórica o el Museo Casa de la Memoria, para re-significar el lugar y crear un espacio en el que se reflexione en torno al pasado de Medellín, es importante no perder de vista que lo que más pesa aquí es la forma de pensar del paisa respecto a lo que asocia al estar en frente de la edificación. Por esto, no sería tan simple como borrar de las paredes las frases o palabras que buscan la reivindicación de Pablo Escobar, tales como “Pablo vive” o “Ángel”, y colgar, allí mismo, fotografías, recortes de periódicos y demás, en los que se denuncien los diferentes actos atroces que se llevaron a cabo por su mandato. Es precisamente aquí donde radica la gran diferencia, puesto que se busca crear, desde los cimientos, un espacio que sí represente una reconstrucción: una mirada nueva que dirija el foco a las víctimas. Un espacio que ojalá cada ciudadano, medellinense o extranjero, aproveche para conocer la cara de la moneda que las tan famosas novelas no muestran.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    REFORESTACIÓN EN BATALLÓN

    El Ejército y la Alcaldía de Medellín sembraron 29 mil árboles en 15 hectáreas del Batallón Girardot.

    $titulo

    ANTONIO GUERRA DE LA E.

    Cacique político de Sucre, se entregó a las autoridades. La Corte Suprema lo vincula con el caso Odebrecht.