<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Luis Fernando Álvarez
Columnista

Luis Fernando Álvarez

Publicado el 24 de diciembre de 2021

mentiras y medias verdades en política

A través de la historia se ha desarrollado una reprochable práctica, por parte de algunos líderes políticos: La mentira como instrumento para controlar la voluntad ciudadana. En su obra La República, al referirse a la mentira piadosa, Platón argumenta que, aunque la verdad debe ser valorada sobre todas las cosas, la mentira puede ser útil en la política para preservar el control y la justicia del Estado en manos de los gobernantes (filósofos). Para Maquiavelo, la mentira es necesaria por la simpleza y estupidez del pueblo, que reclama ser engañado. La mentira política se justifica por la conveniencia de conservar el poder. La mentira tiene lugar dentro de una antropología cerrada, sin esperanza de mejoría, autoritaria, excluyente de la participación política de la mayoría, centrada en el bien del gobernante, quien desea conservar el poder para mantener sus privilegios.

En más de una ocasión, incluso los textos constitucionales acuden a consagrar, de manera simbólica, mensajes que no corresponden al real propósito que se persigue con la letra de la norma, como cuando se afirma que en los estados de excepción no pueden desconocerse los derechos humanos, para implícitamente significar que sí se pueden reglamentar y limitar, o cuando se consagra un determinado sistema electoral con el objetivo de favorecer cierto sistema de partidos.

En muchas ocasiones los gobernantes utilizan referencias que no obedecen a la verdad de las cosas, pero lo hacen, según ellos, con el fin de evitar consecuencias peores. Cuando hay un hecho terrorista, suele afirmarse que se trata de un asunto aislado que nada tiene que ver con los problemas de convivencia social, o cuando sucede una catástrofe natural, suelen minimizarse sus efectos, para evitar confusiones mayores.

No se trata de afirmar que existan mentiras mejores que otras, o que algunas sean más aceptables, lo que debe tenerse en cuenta es que: una cosa es lo que sucede en técnica constitucional cuando se trata de conectar la eficacia simbólica con la real, o lo que ocurre en los grados superiores del poder, cuando se minimizan hechos o circunstancias para evitar catástrofes superiores. Situación diferente se presenta cuando el gobernante, de manera sistemática, asume la costumbre de decir mentiras o, peor aún, de decir verdades a medias, con el propósito de engañar y crear falsas expectativas en los ciudadanos, con el único objeto de engrandecer su figura.

En esta época de redes sociales, es corriente que algunos gobernantes acudan a sistemas de difusión masiva, virtuales o materiales, para exponer sus mentiras o sus medias verdades. Un ejemplo en este sentido parece darse con el alcalde de Medellín. Distintos sectores han denunciado una serie de mensajes que, supuestamente, contienen mentiras o medias verdades, difundidos por el alcalde a través de diferentes sistemas, casi siempre pagados, como vallas, afiches, videos y reportajes, que se utilizan para difundir, de manera directa o indirecta, mensajes que o no concuerdan con la realidad o sólo se corresponden parcialmente con dicha realidad 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas