<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Felipe Vélez Roa
Columnista

Felipe Vélez Roa

Publicado el 18 de febrero de 2020

METRO, METRO LIGERO O TRANVÍA

En su campaña, el entonces candidato Daniel Quintero proponía un metro subterráneo que hacía pensar que no conocía bien la ciudad. Pocos días después de elegido, definió su apoyo por el corredor de la 80 y literalmente dijo, después de una reunión en la Presidencia, de manera verosímil pero algo dramática, que si no le daban los recursos incluso se amarraría.

En días pasados se anunció el proyecto. El alcalde quiere su metro y le cambió el apellido, pero esto no cambia su esencia. No es un metro como el que tenemos actualmente, es un vehículo tranviario de mediana capacidad, pero a diferencia del tranvía de Ayacucho rodaría por una vía exclusiva garantizando una mayor velocidad promedio.

Es sorprendente y no se puede decir con reparos, que en algo menos de dos meses que han corrido del gobierno se actúe de manera tan resuelta. Se reunieron los gabinetes nacional, departamental y municipal para alinear tareas y definir la ruta con los responsables de todas las instancias. Acto seguido se confirmó el apoyo financiero del presidente Duque, dando un claro mensaje institucional, que nos queda como lección, sobre cómo comprometer las voluntades priorizando nuestras necesidades y poniendo el interés común por encima de cualquier consideración política.

La única forma de emprender este tipo de proyectos, por su alto costo y porque sus etapas constructivas comprenden más de un periodo de gobierno, es hacerlo por partes; se decidió entonces iniciar por la primera fase, empezando por la zona norte. Este trayecto conectaría la estación Caribe en la línea A con la estación Floresta en la línea B, es un tramo complejo pero funcional. Allí también quedarían los patios y talleres que servirían las tres fases, impactaría la zona de las universidades, por donde transitan más de 40.000 estudiantes diariamente, que se beneficiarían de manera directa del proyecto.

Allí justamente hay un reto en cómo proteger a los vecinos cercanos al cerro El Volador que deben ser reubicados. Sería un ejemplo para una obra pública hacer un reasentamiento en sitio para no desarraigar a estas personas, aprendiendo de lecciones pasadas.

A la par, hacer una obra por fases tiene algunos riesgos de interfase que se deben revisar en su estructuración. Debemos presionar la fecha del Conpes que formaliza el aporte de la nación, y a falta de un plan de largo plazo, es muy importante que los ciudadanos se apropien del sistema y de sus beneficios para poder exigir de los próximos gobiernos al menos la misma celeridad que ha tenido este gobierno con este proyecto que la administración anterior decidió aplazar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

VETERINARIOS

En el Natacha Mejía Castrillón han recuperado 100 tortugas que serán devueltas a su hábitat natural.

$titulo

PIQUES ILEGALES

Las noches de Medellín se ven perturbadas por el irrespetuoso ruido de carros y motocicletas.