<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan José Perfetti del Corral
Columnista

Juan José Perfetti del Corral

Publicado el 20 de febrero de 2015

¿Modernización ignorando lo rural? (1)

En un muy polémico y debatido artículo de finales del año pasado, el profesor James Robinson, conocido por ser coautor del afamado libro Por qué fracasan los países, plantea la tesis de que la transformación y la modernización del país viene de la mano de la educación.

Para el profesor Robinson, “la educación es un juego de suma positiva: mi proceso educativo no impide el de los demás y la educación no amenaza los intereses directos de nadie”. Por tanto, el proceso de modernización del país requiere que los jóvenes educados “superen al campesinado” que es la otra cara de la moneda del país y que se equipara al atraso.

En particular, el connotado académico señala que la transformación no va a llegar “luchando por la tierra o institucionalizando la pobreza en la periferia con la distribución de 40 acres y una mula”, pues “la reforma agraria es de suma cero: o la tengo yo y tú no, o al contrario”.

Por tanto, la salida para el país consiste en “ignorar y dejar marchitar” el problema rural. En otras palabras, no se debe actuar con programas de restitución de tierras y reforma agraria que retengan a la gente en el campo y, más bien, se debe dejar que estos migren a la ciudad, en donde se encuentra su futuro.

Además, el profesor plantea que la pacificación del campo debe llegar, como lo propuso el señor Vicente Castaño y lo hizo en su momento el gobierno estadounidense en sus territorios, de la mano de la inversión privada que al final termina convocando a la inversión pública.

Sin duda, la visión de largo plazo de que sea la educación (y el conocimiento) el factor determinante de la transformación y el desarrollo del país es algo que, por fin, comienza a calar de manera importante en la sociedad colombiana y en su dirigencia. En consecuencia, es difícil que este punto del escrito de Robinson suscite mayor debate.

Más aún, la reafirmación que se hace del poder transformador de la educación debería servir de acicate para que se fortalezcan los esfuerzos y los planes para hacer de la educación y de la generación y la utilización de nuevo conocimiento un propósito permanente del país.

Lo que sí ha generado una gran discusión y no poca indignación es la propuesta sobre la forma como el país debe enfrentar el problema rural de cara a una sociedad más educada y moderna.

Como se ha dicho, en la visión de Robinson lo que se plantea es que el Estado abandone toda intervención de apoyo a los campesinos de tal forma que se acelere el proceso de migración hacia las ciudades y así estos obtengan el mayor beneficio del proceso de modernización.

Al mismo tiempo se considera que la inversión privada empresarial sí tiene futuro en el campo, pues seguramente se asume que, al ser más intensiva en capital, es más productiva que la de los pequeños productores, cuyos procesos son intensivos en mano de obra. En la próxima columna se avanzará en este análisis.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

DONACIÓN DE BIBLIOTECA
La biblioteca del fallecido periodista Javier Darío Restrepo, irá a la Universidad Minuto de Dios, en Bogotá.

$titulo

PABLO ARMERO
De nuevo, el exjugador de fútbol se ve envuelto en líos por infracciones de tránsito, esta vez en Cali.