<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Fernando Velásquez Velásquez
Columnista

Fernando Velásquez Velásquez

Publicado el 04 de noviembre de 2019

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

En medio de este hervidero social que es Colombia, un país plagado de injusticias y de cotidianas violaciones a los derechos humanos, se han producido algunas elecciones inesperadas en ciertas zonas del país (como en Bogotá) aunque se evidencia que las mismas maquinarias electorales corruptas –con diversos repuntes y/o evidentes retrocesos– son a la larga las vencedoras, dado que mantienen el control de gran parte de las gobernaciones, alcaldías, asambleas y concejos municipales, por sí mismas o mediante soterradas coaliciones que les permiten camuflarse como camaleones.

Un ejemplo de ello es el caso de Antioquia –sometida a muy graves manifestaciones de violencia previas al certamen electoral que le costaron sus preciosas vidas a diversos aspirantes– donde, en algunos casos, los electores lograron llevar a los cargos a dignatarios que abanderan el cambio y la renovación o que, por lo menos, no están al servicio de las bandas criminales. Por eso, es bien diciente el inesperado triunfo del joven ingeniero Daniel Quintero Calle como alcalde llamado a regir los destinos de Medellín, cuya elección se logró luchando con uñas y dientes, lejos del patrocinio de los partidos tradicionales y sin los gorrinos ríos de dineros inyectados a otras campañas. Un candidato independiente, combativo y de origen humilde que se impuso a pulso, derrotando las adversidades –una constante a lo largo de su vida–, y que llega con un programa de gobierno fresco y renovador.

En esa misma línea de análisis, debe saludarse la elección de Aníbal Gaviria Correa como gobernador quien, pese a ser repitente y pertenecer a las oligarquías tradicionales, asegura que, por lo menos, las manos sucias van a tener muchos obstáculos para continuar ingiriendo en el manejo de los destinos del Departamento. En cualquier caso, los resultados –aunque la abstención es de cerca del cuarenta por ciento– demuestran que el colectivo paisa quiere una renovación profunda de su vida social, económica y política, más allá de los insoportables abismos de clase actuales, la polarización y los odios existentes; así mismo, indican que ha sido creciente la presencia masiva de los jóvenes.

Ojalá, pues, los ya electos abanderen la lucha contra la violencia, la desigualdad y la corrupción, que son tres de nuestros más agudos dolores de cabeza, no solo en el plano nacional sino regional. A ello se suman la grave crisis desatada por la improvisación en el manejo del proyecto de Hidroituango, que requiere las manos de cirujanos expertos; la reconducción de los destinos de Empresas Públicas de Medellín, que desde hace rato dejó de ser patrimonio de los antioqueños para caer en manos inadecuadas.

Igual sucede con el saneamiento de las finanzas y la administración de la Universidad de Antioquia –la otra gran empresa regional–; la atención prioritaria que requiere el problema de la contaminación en todo el Valle del Aburrá y en diversas zonas del Departamento, hoy en manos de traficantes de drogas que arrasan con sus bosques o de bandas de minería ilegal que convierten en desiertos las que antes eran hermosas laderas y en cloacas contaminadas de mercurio y residuos tóxicos los cristalinos ríos de otrora. ¡A este respecto, lo sucedido en el municipio de Nechí requiere de atención muy urgente!

En fin, en el caso de Medellín, solo resta esperar que la nueva administración se asesore de los mejores y más competentes expertos, para que a la hora de hacer el balance no termine con un nuevo chorro de babas y, durante un largo cuatrienio, se observe –otra vez– a un improvisado dignatario dedicado a la farándula, haciéndose publicidad con costosísimas vallas, diseñando nuevas poses de sheriff, presa de las mafias de contratistas que han dejado la ciudad convertida en un basurero cuando no llena de obras mal diseñadas o iniciadas, mientras los dineros públicos caminan por las alcantarillas y el hambre, la pobreza y la desigualdad se generalizan. ¡Dios nos libre de otro Fico!.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ANDES, REY DEL FÚTBOL SALA Su selección ganó, invicta, el oro del balompié de salón en Juegos Departamentales. Destronó a Bello.

$titulo

JHON RENÉ GÉLVEZ G.

Alias “Orbitel”, condenado por un juez de Valledupar a seis años de prisión por amenazar a periodistas.