<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Anacristina Aristizábal Uribe
Columnista

Anacristina Aristizábal Uribe

Publicado el 03 de diciembre de 2019

No sigan burlándose

No sé cuántas veces he recibido por redes sociales un irónico mensaje “Para los hijos, sobrinos, etc.” que están “muy identificados con las marchas y los cacerolazos, que los papás que les han dado colegio privado, vacaciones en el exterior, ropa, casa y universidad, han decidido donar al Estado todo eso, al morir, para hacer realidad sus sueños”. Es una burla a los jóvenes marchantes de familias acomodadas que por estos días salieron a las calles a protestar. ¿Por qué criticar la solidaridad y empatía de unas personas que, a pesar de que lo han tenido todo, entendieron que hay un altísimo porcentaje de la población colombiana que no ha sido tan privilegiadas como ellas? ¿No es, pues, un profundo mensaje humano la capacidad de ponerse en los zapatos del otro?

Jóvenes que se dieron cuenta de las desigualdades de su país y ahora son conscientes de que no todos son tan privilegiados como ellos y que, si no es por la ayuda del Estado o alguna beca ya, tendrán que esperar 300 años para salir de pobres, como dijo la OCDE.

Aunque los noticieros mostraron más los vándalos y los atranques de tránsito, gracias a las redes sociales se pudo ver, también, la otra cara de las marchas. No se puede negar que la inmensa mayoría estuvo allí pacíficamente bailando, cantando, danzando, haciendo coreografías con la justa razón de llamar la atención. Sí: muy molesto que se perjudique el tránsito. La cosa es que hace mucho rato se habla de la inequidad y aun así se extiende la sordera de los gobernantes. Y si siguen sordos, la gente seguirá manifestándose a ver si algún día los gobernantes entienden y actúan.

Lástima que las noticias inclinan la opinión hacia lo negativo, haciendo perder fuerza a las razones de la gente en la calle. Fenalco calculó en $50 mil millones diarios las pérdidas para los comerciantes. Recuerden que en 2017 se supo que la corrupción en Colombia ha robado $50 billones del presupuesto público (serían 1.000 días de paro). Esta es solo una de las razones para protestar. Quizá poniendo el grito en el cielo, el país despierte de su egoísmo e indiferencia. No se burlen de los que fueron capaces de ir a la calle a manifestar solidaridad con las causas de los menos privilegiados, a pesar de los riesgos que corren.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

LA HUELLATÓN
Campaña cívica del Área Metropolitana, para rechazar el uso de la pólvora, proteger los animales y reforestar.

$titulo

CARLOS CORONADO YANCÉS

Ex secretario General de la Alcaldía de Cartagena, destituido por irregularidades en contratación.