<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Carlos Alberto Giraldo Monsalve
Columnista

Carlos Alberto Giraldo Monsalve

Publicado el 10 de febrero de 2020

¿Omitir información sobre “Popeye”?

La información es un bien público. Es decir, no es propiedad de los periodistas ni de los medios. Es un patrimonio de las audiencias, no importa que pase por las manos y criterios de empresas privadas. Varios medios de información decidieron publicar escuetísimas reseñas sobre la muerte de uno de los sicarios del desaparecido Cartel de Medellín, que confesó en repetidas oportunidades su participación en magnicidios y otras atrocidades que lesionaron gravemente a la sociedad antioqueña y colombiana.

¿Se debía informar, o no, con algún despliegue significativo, debido a una enfermedad terminal, la muerte del temido exjefe de sicarios de Pablo Escobar? Algunos lectores saludaron la decisión de varias empresas periodísticas de mencionar el hecho muy marginal y brevemente.

He creído que estas actitudes “vergonzantes”, en términos informativos, son dañinas. El primer principio es recordar que todo se puede decir y comunicar en los medios, el asunto está en preguntarse ¿cómo? ¿Qué tratamiento darle a una noticia como el fallecimiento de un asesino a sueldo que militó en el brazo armado de uno de los narcotraficantes -sino el más- sanguinarios de la historia?

Como lector, sentí un vacío informativo, como periodista me vi abocado a la larga reflexión sobre decisiones referidas a informaciones relacionadas con la criminalidad fecunda en un país de mafias.

La historia tremenda y terrible de “Popeye”, en las pocas líneas de varios medios informativos es desconcertante. Nos chupa la posibilidad del sano juicio.

Un asesino de semejante laya no merece un artículo periodístico en el tono de una biografía apologética. Demanda un perfil crítico, con todos los matices y fuentes posibles, que permita entender a los colombianos de hoy por qué es necesario condenar, rechazar y excluir de nuestros patrones de valores y comportamientos a personajes de semejante talla criminal.

El silencio, la omisión o la extrema brevedad, no ayudan a la comprensión de un fenómeno tan dañino y tóxico como lo fueron Pablo Escobar y sus socios del cartel (Los Ochoa, Gacha, Leder, Gustavo Gaviria y sus antagonistas del Cartel de Cali, los Rodríguez Orejuela).

Es mejor una memoria amplia, pero crítica, que derrumbe modelos y estereotipos, que la amnesia y la lavada de manos que el poeta Gonzalo Arango describía con “jabón pilatos”. Espectros como el de Popeye, que ya no se volverá a morir, es mejor enterrarlos con una información oportuna, comprensiva, si se quiere iconoclasta, que permita desmontar antivalores, y borrar y desvanecer, sin ocultamientos, el rastro de asesinos que, como Popeye, merecen el discurso informativo de la comprensión crítica, pero no el silencio de una sociedad llevada por los pudores y prejuicios de su dirigencia y sus medios.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

BOLSA DE COLOMBIA

La rectora del mercado de valores tuvo la segunda mayor recuperación de su historia: 13,28 %.

$titulo

PELEAS POR PAPEL HIGIÉNICO

No tiene sentido: el mercado ya se reabasteció. Invitación a que no haya agresiones por ese producto.