<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 18 de julio de 2021

OTRA VEZ, DETERIORO DE LA SEGURIDAD

Por Luis Carlos Villegas E.*

redaccion@elcolombiano.com.co

Cifras sobre la confrontación armada y sobre homicidio han permeado los medios y las redes. Según la Fundación Ideas para la Paz (FIP) en el primer cuatrimestre de este año, comparado con el mismo período de 2020, las confrontaciones entre el Estado y los grupos armados ilegales, así como los enfrentamientos entre éstos, disminuyeron en una proporción importante: casi la mitad de contactos armados con la fuerza pública y algo menos entre estructuras ilegales. Bajaron casi 60 % los ataques a infraestructura, las emboscadas y los hostigamientos. Menos soldados y policías caídos o heridos.

Todo este panorama más positivo se debe a los Acuerdos de Paz; si se implementaran debidamente, los resultados serían aún mejores. Un estudio de Ideas para la Paz vuelve sobre la terrible realidad de que la frontera con Venezuela sigue siendo área ideal para el refugio de estas estructuras ilegales, todas alimentadas por el narcotráfico.

Preocupa el delicado tema de las masacres, que no paran. Según el Ministerio de Defensa (MDN), a mayo se habían registrado 76 víctimas, en 16 eventos; para la FIP son 58 las masacres a mayo. Hoy habría que sumar media docena más, terminando con la de Cravo Norte, Arauca, esta semana. Las víctimas de estas atrocidades han aumentado 145 % según el MDN, “no siempre en territorios con cultivos ilícitos”, dice la FIP. El deterioro se debe en buena parte al crimen organizado, pero también a la falta de celeridad y de convicción en la implementación de la paz en los territorios.

El secuestro sigue a la baja aunque entre enero y mayo tuvo un ligero repunte en territorios donde las disidencias de las Farc quieren afincarse. Es una alarma que no se debe ignorar. Ahora que, gracias a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y a la Comisión de la Verdad, hemos podido asumir colectivamente este delito horripilante cometido mayoritariamente por las Farc, su desaparición justifica, sola, el acuerdo de paz.

Los homicidios sí aumentaron: 23 % según el MDN y 27 % según Medicina Legal, a mayo. Algunos expertos explican este incremento aduciendo que en 2020 las cuarentenas y cierres produjeron un descenso en la violencia. Es decir, que este aumento de las muertes violentas es la normalidad. Campanazo a las autoridades para que la recuperación económica no incluya una recuperación de la violencia.

Vale la pena destacar que para Medicina Legal, de cada cien asesinados 93 son hombres y siete son mujeres; el típico Pareto. Lo que importa es que disminuyan todos los homicidios. En este siglo, los años con menores tasas de homicidio por cien mil habitantes fueron 2015, 2016 y 2017, los de la paz. El promedio mensual de homicidios había sido desde 2015, de un millar por mes; pues en mayo del corriente fueron mil trescientos veinte. Muy preocupante, sobre todo para los organizadores de las protestas: los violentos les ganaron el espacio a los pacíficos y las volvieron mortales, sin contar los efectos del nuevo pico de contagios y muertes por covid.

Los muertos a mayo eran mayoritariamente jóvenes: 215 casos, de los más de cinco mil totales, fueron de personas de sesenta años o más; es decir, los asesinatos recaen sobre colombianos en plena edad productiva y creativa, lo cual causa estragos en sus familias y en la economía. También resulta curioso que en el 60 % de los casos, no hay una causa relacionada con el origen étnico, con la calidad de habitante rural o de habitante de la calle; con preferencias sexuales, desplazamiento o adicción a las drogas; esas causas solo son atribuíbles al 40 % de las muertes. En suma, mayoritariamente nos matamos sin saber por qué. (Colprensa)

* Ex ministro de Defensa Nacional.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas