<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 23 de septiembre de 2021

Paz mental

Por CARLA SUÁREZ

Por desgracia, hablamos de un asunto bastante recurrente. Una de esas realidades tan incómodas como necesarias de afrontar. Hablar sobre abusos sexuales es complicado, realmente duro, especialmente cuando los afectados son niños o jóvenes, cuya vulnerabilidad es mayor que la de cualquier otra persona. Si, además, las autoridades no logran hacer bien su trabajo, si el sistema normaliza estas situaciones mirando para otro lado, todo entra en un terreno todavía más complicado.

En estos últimos meses, la gimnasta Simone Biles ha sido noticia por diferentes motivos. Su salud mental, a raíz de su abandono en algunas pruebas de los Juegos Olímpicos, giraron la atención todavía más sobre su figura. En estos días, su declaración ante el Senado estadounidense sobre los abusos sexuales sufridos en el pasado han vuelto a subrayar un problema bastante grave.

Lamentablemente, no ha sido el único caso. La humanidad es capaz de lo mejor, pero también de lo peor. Hay personas que actúan sin pararse a pensar en las consecuencias de sus actos, ni siquiera en las secuelas que pueden dejar en las mentes de sus víctimas.

La relevancia pública de este caso da una visibilidad especial. Una denuncia ante la justicia de Estados Unidos tiene como acusado al exmédico del equipo nacional de gimnasia Larry Nassar. El doctor fue denunciado por varias deportistas por supuestos abusos sexuales cometidos durante sus años de formación. El FBI conoció las primeras acusaciones en 2015 y Nassar no fue arrestado hasta finales de 2016. Un informe reveló grandes errores del FBI que provocaron un retraso en la investigación durante meses.

Ahora imaginen a esas víctima, que han padecido un trauma con la carga adicional de un entorno lleno de dudas sobre su persona. No quiero pensar en el daño psicológico que se debe quedar para siempre. Ellas hacen un gran esfuerzo por denunciarlo, por revivir con recuerdos algo que desearían olvidar. Quizá por ello debamos entender que muchas veces se tarde tiempo en afrontarlo.

Últimamente vivimos en un clima de descrédito hacia este tipo de realidad y contrarrestar esa tendencia, por el bien de las víctimas, es algo que merece todo nuestro esfuerzo. Son chicas valientes, quieren justicia. La pregunta es por qué cuesta tanto.

Creo que, dentro de lo trágico del caso, nos debe servir para empatizar con los atletas. Podremos comprender que muchas decisiones que nos parecen inexplicables siempre tienen una razón en la sombra. Espero que tanto Biles como sus compañeras, y por extensión todas las víctimas, consigan la paz mental que merecen, logren la justicia y las respuestas que necesitan. Y, sobre todo, que se sientan protegidas por el sistema 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

DÉCIMA SINFONÍA

Mediante el uso de inteligencia artificial, un grupo de expertos ha logrado finalizar esta famosa obra inconclusa de Beethoven.

$titulo

BUSES ATRANCADOS

Los tacos en Medellín son culpables del retraso de los buses alimentadores y los cuenca, perjudicando a los usuarios del metro.