<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan José Hoyos
Columnista

Juan José Hoyos

Publicado el 13 de enero de 2020

POSTALES DEL INFIERNO

Es una imagen difícil de olvidar: en medio del humo y las llamas, una mujer corre por un bosque y se quita la camisa para rescatar a un koala que se está quemando, aferrado a las ramas de un árbol. Después de bajarlo, envuelto en su camisa para evitar lastimarlo, la mujer trata de darle de beber agua. El koala, un animal normalmente silencioso, grita de dolor por las quemaduras mientras ella trata de ayudarlo.

Los ecólogos dicen que estos gritos no son parte del repertorio vocal de los “osos koalas”. Esta clase de animales ―que parecen “osos de peluche”, pero que en realidad son marsupiales más emparentados con los canguros―, no hacen ruido la mayor parte del tiempo. Los machos solo braman en la temporada de apareamiento. Se mueven lentamente y su estrategia para evitar el peligro es acurrucarse encima de un árbol. Esto los deja a merced del fuego.

“Era un animal indefenso trepando hacia las llamas” dijo la mujer al reportero de la BBC que grabó la escena durante los incendios forestales en Australia. “Yo era la única que podía salvarlo”.

La escena retrata el sufrimiento de millones de animales que han muerto o han perdido su hábitat durante los incendios que han causado la muerte a unas 27 personas, han destruido más de 2 mil casas y han devastado más de 6 millones de hectáreas de bosques del sur y el este del país. Solamente en Nueva Gales del Sur, en el sureste de Australia, se quemaron 4 millones de hectáreas, más de cuatro veces el territorio que se quemó en la Amazonia en 2019 (unas 900 mil hectáreas).

Se calcula que millones de animales, muchos de los cuales no existen en ningún otro continente, pueden haber muerto. Entre los más castigados están las ratas, las lagartijas, las zarigüeyas, las ranas, los canguros, los koalas, ciertos reptiles y algunas aves de corto vuelo.

La peor tragedia para la fauna sucedió la semana pasada en la isla Canguro, cerca de la costa de Australia del Sur, donde un gigantesco incendio destruyó una tercera parte de la isla. Las llamas mataron unos 25 mil koalas, miles de canguros y muy probablemente los últimos 370 ejemplares de una subespecie de cacatúas única del continente australiano.

Un reportaje de la periodista Livia Albeck-Ripka, de The New York Times, muestra escenas de este apocalipsis: un convoy de automóviles huyendo de las llamas en un bosque del sureste llevando un cargamento con once koalas, quince canguros, cinco pollos, dos zarigüeyas, dos perros y un loro. Una mujer que ha desocupado una habitación en la planta baja de su casa para albergar a cinco canguros. Un hombre del poblado de Mallacoota ―arrasado por el fuego― que dice que ha rescatado a nueve koalas. La comunidad ya les está construyendo un albergue. Otros han dejado fuera de sus casas semillas, agua y pastos para los animales hambrientos y deshidratados. “Sé que esto no nos devolverá nuestras propiedades destruidas por las llamas, pero a algunos puede darnos un sentido para no rendirnos en la lucha”, dice una mujer cuya familia perdió una cabaña y ha estado dejando fuera alimentos para los animales salvajes que han huido de los incendios y ha acogido a un pequeño grupo de ellos en su casa.

Las fotos más desgarradoras del reportaje son las de los animales quemados que son atendidos en los hospitales. Ellas han provocado una ola de solidaridad con los “ositos de peluche” en todo el mundo. En Holanda y Dinamarca, un grupo de mujeres teje colchas y escarpines para los koalas que tienen las patas quemadas. En Nueva Zelanda la gente está cosiendo bolsas para los canguros bebés que perdieron a sus madres y chales para los murciélagos malheridos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TRIBU PLOGGING
Ya llegó a Medellín, ayudan con la limpieza de la ciudad recogiendo basuras mientras hacen deporte.

$titulo

RED DE ROBO A ECOPETROL
Ante la justicia están rindiendo cuentas empresas que robaban combustible y luego lo revendían.