<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 12 de junio de 2020

Preguntas en el desorden

Por Estefanía Aguirre Giraldo

Universidad de Antioquia
Comunicación-Periodismo, semestre 7
estefania.aguirre@udea.edu.co

Una cama destendida, una camiseta ancha y unos shorts viejos. El cabello despeinado, axilas varios días sin depilar, nada de maquillaje. Dormirse a las 4 de la madrugada y despertar a mediodía. Ver noticias mientras desayunas al lado de los demás que almuerzan. Sentirse hastiada de tanta información y mal porque estudias periodismo pero te cansas de él. Escuchar una y otra vez de la crisis mundial por el virus y cómo se deben lavar las manos.

Prorrogar todo los trabajos, las lecturas, las videollamadas por el deseo de estar en cama y no querer pensar que afuera la raza humana poco a poco colapsa. La misma raza que descubrió el fuego, inventó ruedas, casas, sintió empatía y a la vez deseos de matar por rivalidad, diferencias, porque sí. La que expresó solidaridad con grandes hechos y a la vez casi nos destruye. La misma que me hace sentir culpable por no depilarme, por no madrugar, por no ver noticias, por no ser productiva.

Recuerdo mi niñez en Cartago, Valle, el ser feliz en la precariedad y con mi gusto por un niño con verrugas en los dedos, un gusto que no encontraba fealdad, pero que mis hermanos sí. La familia es entonces la primera puerta hacia lo que es ser bonito y feo. Luego llega el colegio con su represión, debes de pintar los árboles cafés y verdes, no morados y amarillos Estefanía, así no son las cosas. Mi primera A de aceptable.

Después la pubertad y no entender por qué los niños me piden que estire mi camisa hacía abajo, ver a mis amigas maquillarse a escondidas y hacer lo mismo. La secundaria y querer encajar en algún grupo. A los 16 el primer amor y el primer corazón roto, compararme con quien él se fue, perder mi confianza, fe, amor, ego.

Intentar tres veces pasar a la universidad. No ser admitida, pensar: “me voy a quedar sin estudio”, “voy a fracasar”. Pasar a la cuarta vez, sentirme feliz, admitida, pertenecer. Para luego... ver reflejada mi crisis constante en esta crisis mundial. Entender que en todo este camino, en este sistema yo he sido mi propia ama y esclava, que nacimos siéndolo porque hay que ser productivos. Y no perder el tiempo con preguntas en el desorden.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas