Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 02 de abril de 2019

Prisioneros

«Quien levanta un muro termina prisionero del muro que levantó. Esa es una máxima universal». Así respondía el Papa Francisco a la pregunta formulada por el periodista y «showman» español Jordi Évole sobre el muro que pretende construir Donald Trump en la frontera entre EE.UU. y México. Évole no es santo de mi devoción por el indisimulado sesgo populista de todas sus entrevistas. Conocido como “El Follonero», por su habilidad para polemizar con todo bicho viviente, Évole empatiza siempre con las izquierdas, cuanto más radicales, «feminazis» y anticapitalistas mejor, y atiza en cuanto tiene ocasión a los antiabortistas, conservadores o banqueros, aunque él cobre religiosamente un dineral gracias a los bancos y a La Sexta, uno de los muchos canales privados del Grupo Planeta, propietario también del diario en el que un servidor trabaja. Pese a todo, les animo a que visionen la entrevista en cuestión, porque el Papa no dejó títere con cabeza, empezando por la propia Iglesia Católica. Al contrario que en otras polémicas entrevistas de Évole, como la realizada a la mayor gloria de Nicolás Maduro, el Papa Francisco no puso traba alguna. No hubo vetos ni evitó responder a las cuestiones más espinosas. Como la de los abusos en el seno de la Iglesia.

«En una época, era costumbre tapar todo. No sólo los abusos de la Iglesia, también en las familias. No puedo interpretar la conquista de América con una hermenéutica de hoy. Tengo que ir a la hermenéutica de la época». De un plumazo, Francisco fulminó con mesurado sentido común dos asuntos candentes: los escándalos de pederastia en el seno de la Iglesia y la reciente estupidez perpetrada por el presidente mexicano AMLO, a quien no hace falta responder, pues ya le han vapuleado suficiente en su propia casa. Pero el Sumo Pontífice no se quedó ahí. «Si yo hubiera ahorcado 100 curas abusadores en la Plaza San Pedro, ¡qué bien! Hubiera ocupado espacio, pero mi interés no es ocupar espacios, es iniciar procesos sanadores y eso lleva su tiempo. Pero comprendo que la gente haya quedado insatisfecha», añadió, para animar a quienes hayan sufrido abusos a denunciarlo a la Policía.

Francisco aprovechó también para entonar el «mea culpa» por las declaraciones en las que afirmó que «todo feminismo termina siendo un machismo con faldas». La «frase justa», según él, habría sido que «todo feminismo puede correr el riesgo de transformarse en un machismo con faldas». De hecho, admitió que la mujer no está bien representada en la Iglesia, aunque «no basta» sólo con darle funciones para promover su figura.

«Lo que no hemos logrado todavía es darnos cuenta de que la figura de la mujer va más allá de la funcionalidad: la Iglesia no puede ser Iglesia sin la mujer porque la Iglesia es mujer, es femenina (...) Todos estamos al servicio pero parece que a las mujeres, además del servicio, les está reservada la servidumbre, y eso no está bien, es triste».

El Pontífice cargó contra el egoísmo que levanta muros (o cercas con cuchillas en el caso de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, enclavadas en África) para contener el drama de la emigración, contra el capitalismo salvaje y contra el aborto, un crimen se mire como se mire. «No es lícito eliminar una vida humana para resolver un problema (en referencia al caso de una mujer violada) ni tampoco alquilar a un sicario», remarcó.

No voy a destriparles más la entrevista, que ya bastante «spoiler» les he dado. Puede que no sean católicos o que, como es mi caso, no comulguen con todas y cada una de las opiniones de Bergoglio. No es necesario, puesto que Francisco no habla «ex cátedra», en boca de Dios. Sin embargo, la visión de quien solo pretende el bien de la Humanidad, sin servir a ningún interés, debiera despertar nuestras conciencias. En días donde los referentes no abundan y todo está vendido, donde sólo hay charlatanes y mercachifles, conviene que nos sacudan de nuestra desidia y derrumben los muros que levantamos con nuestra soberbia. Para no acabar prisioneros del egoísmo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    DANIELA CAROLINA MUNÉVAR

    La ciclista boyacense se coronó campeona del mundo en prueba paralímpica en Ostende, Bélgica.

    $titulo

    ALEXÁNDER GONZÁLEZ

    Conocido por las autoridades como alias “Cerdo”, jefe de la banda La Viña, capturado en Medellín.