<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 22 de junio de 2021

Protejan a las familias

Un país de viejos es un país en ruinas. Hacia ese escenario transita Colombia o lo que queda de ella, porque a este paso habrá que cambiarle el nombre para contentar a los “colombofóbicos”, los iletrados y unos cuantos indígenas bien nutridos. Y como el homenaje a Bolívar se lo apropiaron los bolivianos, la futura Nueva Granada se queda sin niños a marchas forzadas. Vayan aquí unos cuantos datos por arrobas: en 2019 nacieron 639.820 niños; un año después, 619.504, una caída mínima del 3 %, apenas 20.300 niños menos y eso con una pandemia de por medio. Parecen pocos, pero es que la pérdida en estos últimos lustros ha sido sostenida. Hace diez años solo, nacían en Colombia 700.000 niños, casi 100.000 más que hoy. Veinte años atrás, los nacimientos registrados eran 750.000, una caída de la natalidad del 21 %. La proyección para este 2021 es de todo menos halagüeña: de seguir así, como en el arranque del año y según los datos del Dane, nacerán unos 550.000 benjamines. Así, la tasa media de fecundidad se ha desplomado desde el “baby boom” de los 60, pasando de casi 7 hijos por mujer de media entonces a la mitad en los años 80 y a los 1,8 niños de 2018.

Los datos no son tan preocupantes como los de España, donde la tasa de fecundidad apenas supera los 1,2 niños. El número de nacimientos en España ha caído un 27,3 % en una década. Un nuevo dato que reafirma la gran crisis de natalidad que vive el país. Tras el “boom” de finales de los 60 y primeros 70, todo ha ido cuesta abajo. En 2019, solo salieron del paritorio 359.770 niños, un 3,5 % menos que el año anterior. Esta cifra solo es comparable con los registros de 1941, el inicio de la serie histórica oficial y de la durísima posguerra civil. En 2020, se registraron todavía menos nacimientos: 339.206.

Conviene analizar lo que ocurre en España porque, pese a las notables diferencias con Colombia, la población es similar y el éxodo rural tiene un comportamiento espejo. Según las proyecciones del INE (el Dane español), la sociedad española vive un envejecimiento galopante que solo se revertirá en los 70 de este siglo. De mantenerse la tendencia demográfica actual, la población de 65 o más años, que ahora es el 19,6 % del total, alcanzará un máximo del 31,4 % en torno a 2050, de forma que casi uno de cada tres españoles estará muy al final o ya fuera de su vida activa (la jubilación desde 2027 queda en los 67 años). Y en 2070, ese porcentaje aún seguirá siendo del 28,6 %, con las implicaciones que tiene para el sostenimiento del sistema de pensiones o la sanidad pública.

Colombia va camino de correr la misma suerte en pocos años. ¿Qué hacemos? Habrá quien bendiga las bondades de la emigración, que en cierta medida paliará el déficit entre nacimientos y defunciones. Sin embargo, eso no solventa los problemas de soledad que se extenderán entre todos aquellos que no tuvieron hijos, quienes además vivirán más años solos. Tampoco la pérdida de empuje del país, pues generalmente la emigración atiende a las necesidades laborales menos cualificadas y, por tanto, los nuevos “nacionales” llegarán con peor formación.

La ecuación pasa, como siempre, por el bolsillo: hay que bonificar más a las familias. Pero también favorecer el empleo estable, la formación puntera y cambiante que demandan los mercados y volver a colocar a los niños donde deben estar, en la cúspide de nuestras sociedades. Y es que, hay algunos a los que parecen molestarles los niños, sus risas y juegos, sus pillerías y travesuras. Muchos son los mismos que defienden el aborto con el pretexto de que no se acaba con una vida humana cuando, de no ser así, ¿para qué abortar? El egoísmo se paga siempre. A veces, con la soledad más absoluta. Al tiempo

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas