<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 22 de octubre de 2019

Protestas y deliberación

Por Cristian Espinal Maya

Universidad de Medellín
Facultad de Economía, 6° semestre.
cristianjosue07@gmail.com

En Chile, tras un aumento de US$1,13 a 1,17 en las tarifas del metro, los manifestantes se apropiaron de las calles: han destruido estaciones de la empresa de transportes e incinerado tiendas, un edificio de la empresa de energía ENEL y un vagón del Metro. Pasarán varios meses para que el servicio se normalice.

En Ecuador la subida en la tarifa de la gasolina de US$0,50 desembocó en 12 días de protestas, con pérdidas para el sector productivo de US$120 millones de diarios y cerca de 48,37 millones en reparación por los daños causados a la empresa petrolera del país, Petroamazonas.

En Francia, las protestas encabezadas por los chalecos amarillos, tras un aumento en los precios de los combustibles, dejaron estragos en París, 190 incendios y vandalizaciones que le costaron más de 200 millones de dólares a las aseguradoras.

Las manifestaciones en París, Quito y Santiago de Chile tienen un factor común: fueron provocadas por decisiones de política económica, lo que daba espacio a que las medidas fueran discutidas tras las protestas. Desafortunadamente se han visto privadas de todo sentido tras los ánimos de vandalización y desorden público.

El resurgimiento de la violencia tumultuaria es un retroceso para los mecanismos de protesta. Las mque le cierran el camino a la vandalización y no destruyen los bienes públicos ni generan afectaciones a la propiedad privada son mucho más poderosas. Por eso las manifestaciones no se pueden convertir en un anzuelo para que los radicales conviertan las urbes en campos de batalla. Los inadaptados han olvidado algo: la democracia no se construye en llamas.

Por otro lado, sorprende como algunos líderes políticos, en busca de capitalizar el más mínimo grano de arena que se mueva a su faz y unos cuantos fracasomanos, izando la bandera de la indignación, hacen apología al desorden social, maquillando como un éxito de la ciudadanía el caos y contribuyendo a la normalización de desmanes y la violencia, que paraliza ciudades completas.

Resaltemos el papel de los manifestantes que, de manera pacífica y organizada, han hecho función de sus derechos constitucionales realizando exigencias propias para la deliberación en un Estado de Derecho, pero rechacemos con la mayor vehemencia a los barbaros que creen que el camino es la vandalización y no la deliberación.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TALENTO MUSICAL COLOMBIANO

Cepeda, Fonseca, Juanes, Juancho Valencia , reconocidos con premios Latin Grammy.

$titulo

“LA OFICINA” DE GUARNE

Banda delincuencial dedicada al tráfico y expendio de drogas. 38 de sus miembros fueron capturados.