<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 07 de junio de 2021

Queremos ser madres, pero también brillar

Por Asaari Bibang

Estoy en un proyecto de teatro con muchas mamás y asisto estupefacta a la cruda realidad: el ritmo vertiginoso de nuestra sociedad no está planteado para ejercer como padres y madres en el sentido estricto de la palabra, porque a veces el tiempo solo nos da para alimentar a los hijos, vestirlos, pagarles una educación y cuidar su integridad física.

Velar por su estado mental y emocional requiere de un sosiego que muchos no tenemos porque andamos preocupados por brindarles todo lo anterior. A veces es más “sencillo” conseguir horas de trabajo para pagarles más actividades extraescolares y campamentos que rascar esas mismas horas para estar con ellos. Y cuando digo “estar” no me refiero a que tu cuerpo agotado conteste “sí” y “no” por inercia.

Me suelen decir que todo lo que importa en esta vida requiere de esfuerzo y sacrificio y estoy de acuerdo. Yo duermo poco. Me quito horas de sueño de noche para poder estar con mi hijo de día.

Quisiera no tener que sacrificar mi sueño para lograr mis sueños solo por tener a ese pequeñajo con el que siempre había soñado. Es verdad, todo lo que importa requiere un esfuerzo y un sacrificio, pero nos abocan a renunciar a nuestros sueños si lo que hay que sacrificar son nuestros hijos. Y nos guste o no, es incluso más difícil para la mujer.

Sostengo y he sostenido siempre que la felicidad va del individuo a los demás, que no se puede querer bien a otros si no te quieres bien a ti misma y he comprobado que parte de ese quererte bien consiste en sentirte orgullosa de tus logros. Pero te dicen que tienes que amar a tus hijos más que a tu vida en lugar de decirnos que si amas tu vida, estás amando a tus hijos. Que es lícito que como madre haya instantes en los que pienses en ti, sin sentirte mal, sin pedir disculpas.

Pero llega la culpa, la culpa de no cumplir con esos estándares de madre perfecta que se nos imponen en un contexto nefasto que te deja vendida. En un mundo todavía machista que aún no entiende que algunas mujeres queramos ser madres, pero también brillar.

No falla, que cada vez que reflexiono sobre este tema alguien me recuerde que ser padres es una elección personal, y lo es, en efecto. Pero este mundo es para las personas que están y para las que llegan, quizás deberíamos plantearnos el adaptar el mundo para los que viven en él en lugar de sugerir que como es un desastre mejor no traer a nadie

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

GORDA DE BOTERO

La más famosa y querida escultura de Medellín cumplió treinta y cinco años en el Parque de Berrío.

$titulo

NARCOSUBMARINOS

Seis colombianos en EE. UU. confesaron haber traficado diecinueve toneladas de coca en estas naves.