<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan Gómez Martínez
Columnista

Juan Gómez Martínez

Publicado el 24 de noviembre de 2022

Quiéralo desde ya

Recuerdo con cariño y sobre todo, con orgullo, la campaña que se adelantó cuando se habló de la construcción del metro de Medellín. Mucho antes de iniciar la obra, se empezó la campaña cívica “Quiera el metro desde ya”. La gente se comprometió y casi que se apoderó de obra tan importante para la ciudad. Una vez construido, se ha utilizado con cariño, con civismo, con respeto, tanto que los mismos usuarios se encargan de cuidarlo. No permiten que se tire al piso el más insignificante papel o algo que lo ensucie. Si esta acción anti - cívica se presenta, son los pasajeros los encargados de llamar la atención a quien comete el acto contra el metro y sus usuarios.

Me enteré, en detalle, del proyecto del metro de la 80, que es un ramal bien importante de la obra central y que prestará un servicio tan eficiente, como el actual, a las comunidades del occidente de Medellín. Es una obra complemento de la línea central, así como son los metro cables, que se han convertido en ejemplo para el mundo, ya que son cables para completar el transporte urbano en la ciudad y que se salen del común que son los cables aéreos para el turismo.

Tan importante se ha vuelto el metro de Medellín, que se ha convertido en el prestador de los servicios de mantenimiento y ejemplo para otros sistemas de transporte urbano en los países vecinos. En sus talleres se hace la restauración de los coches y sus partes mecánicas y eléctricas. Se reemplazan las piezas que han cumplido su ciclo de vida y se modernizan los coches sin necesidad de importarlos. Los talleres se han convertido en una especie de fábrica de trenes.

El metro de la ochenta será la segunda línea complementaria que servirá de muestra para pensar en la red de metros en la ciudad. Recuerdo y me imagino algo parecido a lo que teníamos en los años de la década de los cuarenta, con las líneas de los tranvías. Con centro en el Parque de Berrío salían líneas para ocho zonas de la ciudad, lo que significaba un cubrimiento total para la comodidad de sus habitantes.

El tren de cercanías, la recuperación del ferrocarril para conectar el del Magdalena con el del Pacífico, conexión que cumplía el Ferrocarril de Antioquia y que dejaron acabar, los metrocables y las líneas adicionales del metro, harán de Medellín una ciudad cada vez más amable para sus habitantes y visitantes. Todo esto, gracias a unas administraciones que pueden dar ejemplo y que muestran que entidades del sector público, bien manejadas y con honestidad y eficiencia, pueden existir para beneficio de los usuarios.

La ciudadanía de Medellín debe aplaudir una administración honesta y eficiente de su metro. Estamos en buenas manos y confiamos en un futuro de grandes progresos para el servicio de la comunidad

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas