<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 15 de octubre de 2019

Recuerde: Es votar, no botar

Por Norvey Echeverri Orozco

Universidad de Antioquia
Comunicación - Periodismo, semestre 7
norvey.echeverri@udea.edu.co

El voto, tan simple como es: una equis sobre el logo de un partido político y después otra sobre un número, vale mucho más que ese tamal, esa teja, ese billete y ese manojo de bananos. ¿Cuánto cuesta un voto entonces? Creo, espero no ir al error, que el voto vale los sueños comunes de una sociedad. En el voto está representada la verdadera esperanza de un cambio.

Por supuesto, de seguro usted me refutará que ese tal “cambio” no existe, que todo va de mal en peor, que los políticos son los mismos mentirosos de siempre: van por su tajada y no más, que los intereses de ellos son diferentes a los suyos, así como lo escribieron unos estudiantes en un muro de la Universidad de Antioquia: nuestros sueños no caben en sus urnas. Tal vez no quepan, claro que no, porque esas urnas de cartón son muy pequeñas; para ese propósito se necesita una bodega... Ojo, no hablo de una de perfiles falsos. ¿Y qué van a importar los cupos de universidades públicas en un político, si con esa platica del ladrillo o el tamal, una simple limosna, que le dio para que usted votara por él se la empezará a descontar, multiplicada por doscientos, durante cuatro años de sus impuestos? Es como un crédito en un almacén: mire, oiga, vea, no desaproveche esta gran promoción. Usted se endeuda, ilusionada(o) de que ese producto la hará la mujer más feliz del mundo, solamente causándole dolores de cabeza a los tres o cuatro meses. Así mismo funcionan los políticos (qué cuentos de políticos, los que “regalan” cosas por votos son cambalacheros) cuando le compran el votico.

Otra frase, que también llamó mi atención, decía que si no nos dejaban soñar no los íbamos a dejar dormir (creo que les iban a poner vallenato, con todo el volumen, día y noche). Pero es que los dormidos, señores, son los que, faltando pocos días para ir a las urnas, no han dedicado minutos en sus vidas para leer los programas de gobierno. ¿Saben qué es más importante que los programas de gobierno? Tener memoria: recordar esos rostros, voces y decretos. Hay que recordar cómo fueron, si ya tuvieron la oportunidad de dirigir nuestros destinos, esos políticos que, una vez más, piensan vivir de esa coloca, tan buena que parece ser, a la que muchos aspiran llegar cada cuatro años.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

BIBLIOTECA CELEBRA

La Biblioteca “Héctor González Mejía”, de Comfenalco, en el Centro, cumple 40 años de servicio.

$titulo

ASESINATO DE INDÍGENAS

Cifras aterran: entre enero y septiembre, han sido asesinados 83 de ellos, de 18 comunidades del país.