<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 25 de septiembre de 2021

Refuerzos frente a necesidades básicas

Por Matshidiso Moeti

A medida que el mundo rico administra las inyecciones de refuerzo de covid-19, cientos de millones de africanos permanecen peligrosamente expuestos aún, esperando su primera dosis de vacuna. Si bien están surgiendo datos iniciales sobre la disminución de la inmunidad en torno a algunas vacunas, no hay evidencia concluyente que justifique la administración de refuerzos a personas sanas y en forma. Las terceras dosis deben administrarse solo a una pequeña cantidad de personas que enfrenta un alto riesgo de enfermedad grave y muerte, a pesar de estar completamente vacunada, incluidas aquellas personas con sistemas inmunológicos comprometidos.

Dar refuerzos a las personas saludables ahora es similar a enviar una generosa subvención educativa a un multimillonario mientras otros se esfuerzan por recolectar dinero para cubrir los gastos de matrícula universitaria.

Incluso antes de que se aprobaran las vacunas, los países ricos compraron muchas más dosis de las que necesitaban, dejando a otros al final de la línea. Nueve meses después de la llegada de la primera vacuna, solo el 20 por ciento de las personas en los países de ingresos bajos y medianos bajos han recibido una primera dosis, en comparación con el 80 por ciento en muchos países de ingresos altos y medianos altos.

Quizás ningún grupo de países se ha visto más afectado por este acaparamiento de vacunas que los del África. Los envíos casi se paralizaron durante meses, ya que los suministros prometidos se agotaron debido a la escasez mundial y las prohibiciones de exportación. En la actualidad, solo el 3,6 por ciento de la población de África está completamente vacunado, en comparación con más del 60 por ciento en el Reino Unido y la Unión Europea y casi el 55 por ciento en los Estados Unidos.

Los envíos se están recuperando y estamos agradecidos por la solidaridad internacional y el liderazgo mostrado por Estados Unidos y otros socios al compartir millones de dosis, incluso a través de Covax, que trabaja para la distribución justa de vacunas a nivel mundial. Pero, hasta ahora, solo el 15 por ciento de las más de mil millones de dosis prometidas ha llegado a África.

Los gobiernos, por supuesto, tienen un deber con su propia gente, pero dar refuerzos a personas completamente vacunadas va en contra de los propios intereses de los países ricos. Los países con bajas tasas de vacunación podrían actuar como incubadoras de variantes, aumentando el riesgo de que surjan variantes más peligrosas y entren en las redes de viajes internacionales.

Los informes de millones de dosis que se desperdician o descartan en los países ricos son desgarradores.

La parodia de la inequidad en las vacunas también afectará económicamente a los países de bajos ingresos. El Fondo Monetario Internacional citó recientemente el acceso a las vacunas como la “principal línea divisoria” a lo largo de la cual diverge la recuperación económica mundial. Si persiste la inequidad en las vacunas, es posible que las tasas de crecimiento en los países más pobres no regresen a los niveles previos a la pandemia hasta 2024.

Para ayudar a los países a vacunar completamente al 40 por ciento de su población, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido una moratoria de las vacunas de refuerzo para personas sanas y en forma hasta finales de diciembre.

A pesar de todo esto, al menos 13 países ya están dando o piensan dar refuerzos, y varios más lo están considerando. Si todos los países de ingresos altos y medianos altos administraran refuerzos a todas las personas de 50 años o más, se necesitarían casi mil millones de dosis de vacunas al año, según un análisis de la OMS. Con las vacunas de dos dosis, eso es suficiente para vacunar a casi el 40 por ciento de la población de África, el objetivo global de fin de año establecido por la OMS en mayo.

Así que no estamos diciendo “nunca”. Pero ahora no es el momento de dar refuerzos a personas completamente vacunadas con sistemas inmunológicos en pleno funcionamiento.

Todavía no sabemos cuánto podrían ayudar los refuerzos a proteger a las personas, pero sí sabemos que su despliegue perjudicará las perspectivas de muchos en África 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas