<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Óscar Domínguez Giraldo
Columnista

Óscar Domínguez Giraldo

Publicado el 17 de marzo de 2022

Réquiem por un bar

Tiempos hubo en que para estar cerca del “volcán de tu pecho arriba de tu cintura” de la amada, tocaba esperar que en las fiestas sonara un bolero.

Para evitar que la amacizada se convirtiera en pecado, Dios creó a las suegras y a los hermanos mayores, que distanciaban a las parejas.

Muchos somos deudores morosos, amorosos, clamorosos y candorosos del género. El bolero siempre ha sido la voz de nosotros los pusilánimes.

Que los boleros son cursis, dicen. Falso. La frase: “Usted es la culpable de todas mis angustias y todos mis quebrantos”, es tan contundente como la entrada del Génesis: “En el principio creó Dios el cielo y la tierra”.

Hijos hay que se preguntan cómo sus padres se enamoraban con semejante cursilería. No es mi caso. Loado sea el Buda, pero entre los bienes intangibles que heredarán mis vástagos, en vez de muelles apartamentos en París, Madrid, Roma, les lego cierta complicidad con el bolero, el tango, la salsa.

Quienes andamos con el sol a la espalda, nos hacemos cruces con las letras de los reguetoneros. Cita esta: “tú pones los condones, yo me encargo del resto”... J. Balbin, el Niño de Medellín, y Maluma cantan canciones cuyas letras hacen avergonzar las tractomulas.

Prefiero: “Únicamente tú, eres el todo de mi ser”. O: “Dos gardenias para tí”. Porque tampoco se puede serenatear a la novia con sofisticados sonetos de Quevedo o de Shakespeare. Así no levantaríamos ni pa’l bus, sexualmente hablando.

El bolerista que llevo por dentro se me activó cuando leí en EL COLOMBIANO una crónica-réquiem-obituario de Sara Buitrago en la que anticipa el cierre, a partir de abril, de Bolero Bar, cuarenta años y una pandemia después de iniciar actividades.

Desde que se supo la mala nueva, los nostálgicos de la primera línea iniciaron rogativas para evitar el cierre.

Clausurar un lugar de culto, como ese, es tan lamentable como dejar de practicar el sexto mandamiento. Jorge Buitrago Montes, fundador del Bar, decidió regresar a su terruño, Santa Rosa de Cabal.

Semanas atrás, Cuba declaró el bolero patrimonio cultural de la nación. La inmensa Omara Portuondo interpretó la declaratoria como un “homenaje a tantos artistas y boleristas del mundo y de Cuba”, patria del bolero.

Menos mal sobreviven programas de radio que le rinden pleitesía. Como “Conversación en tiempo de bolero”, que César Pagano presenta en horarios imposibles en emisoras de la Pontifica Bolivariana (92.4 FM) y la Universidad de Antioquia (1OO.4 FM).

“Corruptor de mayores”, llama el César al bolero. ¿Será por eso que Agustín Lara estuvo prohibido en México?

Se busca a mecenas que le den respiración boca a boca a Bolero Bar. Si no es posible salvarlo, interesados en echarse una canita musical pueden hacerlo entre jueves y sábado. (No seré de la partida porque mi bohemia de agua aromática no da para esos trotes) 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas