<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Diego Aristizábal
Columnista

Diego Aristizábal

Publicado el 14 de noviembre de 2019

Respuesta de un lobo

El lobo feroz se ha enfurecido y me ha enviado la siguiente carta en respuesta a mi columna anterior. A la par, es tremenda clase sobre caperuzología.

Querido Diego, supimos a quién te referías en tu anterior columna. Si, a mí, al enamorado cerebral de Caperucita Roja. Como personaje me atrae su libertad, comedimiento, aire aventurero, cariño por la naturaleza, sensualidad (en el cuento de Perrault se desnuda). No espera a un príncipe azul para cifrar su suerte en él. Hasta Dickens se quiso casar con ella. Como cuento posee una estructura seductora. Un poeta de El Retiro, que estudia literatura en Argentina, dice que le descubrieron diez núcleos narrativos. El cuento Casa tomada, de Cortázar, tiene ocho, lo que pone al relato de la niña de rojo en los límites de la perfección.

Se entiende así su universalidad y por qué la cantan Amancio Prada, Ismael Serrano y Pedro Guerra y la ilustra Bernadette Watts a lo Monet. Eric Battut a lo Van Gogh (con cipreses incendiados). Kveta Pakovska a lo Miró, Kandinsky y Klee. Se comprende que Monica Bellucci, Zharick León, Estella Warren y Kim Cattrall, hayan actuado o posado vestidas con caperuza roja, y que las marcas Chanel, Adidas, Pepsi y Renault, intenten cautivar con su imagen.

El joven Walt Disney, en 1922, concibió una película con este personaje, seis años antes de darle vida a Mickey Mouse. Tex Avery (el creador del Pato Lucas y Bugs Bunny) hizo animaciones eróticas de Caperucita. Las poetas Anne Sexton y Gabriela Mistral escribieron sus particulares versiones. Neil Jordan, Matthew Bright y Narcís Bosch, cada uno, rodó una película basada en esta historia. Bosch, una porno donde incluyó a Nacho Vidal. La Editorial Media Vaca, reacia a estereotipos, publicó veintiuna caperucitas rojas japonesas en un solo libro. Caperucita ha sido editada en soporte digital y en formatos acordeón, friso, diorama, animado... Se encuentra en infinidad de idiomas y lenguas como el uyghur, de la china occidental. Tomi Ungerer, Roald Dhal, Tony Ross, Jasnosh, Triunfo Arciniegas, han hecho sus revisiones. Un mortal como yo escribió Caperucita Roja y el profesor Lobo, como una manera para no enloquecer de amor. Ha sido incluida en obras de Lawrence Durrell, Nahum Montt y Carmen Martín Gaite. Gaite escribió una novela completa: Caperucita Roja en Manhattan.

Así se enamora cualquiera. Por tanto, cuídate de verter café en la Caperuza tejida por Reyva Franco en Ecuador, tampoco intentes desaparecer, no soy gánster, pero te atrapo. Ah, no vuelvas a decir que tengo cara de gánster, una bibliotecóloga, fiel lectora tuya, se molestó. Ella dice que yo tengo es cara de ángel, eso sí, tostada por el sol y la guerra.

Atentamente, el Lobo
Feroz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EL CES, EN ALTA CALIDAD

El Ministerio de Educación reacreditó a esta Universidad, otros seis años, por sus altos estándares.

$titulo

GERMÁN NAVAS TALERO

El representante a la Cámara ha vertido información falsa en sus redes, afectando reputación ajena.