<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 19 de septiembre de 2020

Salgamos de Zoom, no seamos zoombies

Por Jorge Volpi

Nuestro sector ha sido uno de los más afectados por el encierro: por más que la cultura haya comenzado a valerse de herramientas digitales y que una poderosa parte de nuestra creatividad se haya volcado a diseñar obras específicas para los medios digitales, las artes continúan siendo relevantes en nuestras vidas porque representan una experiencia imposible de replicar en nuestras casas. Sabemos que oír música en el propio sillón no se compara con vivirla en la Philarmonie de Berlín, que el teatro solo es teatro si nos hallamos frente a los actores y actrices, lo mismo que un Rivera o un Picasso solo son un Rivera o un Picasso –conservando su aura– si contemplamos los originales en un muro o en un museo.

Digitalizarse o morir. Todos nos volcamos así, tan generosa como irresponsablemente –sin apenas darnos cuenta de nuestro analfabetismo digital–, hacia las plataformas que nos permitirían mantener nuestro de por sí precario ecosistema cultural. No iba a ser lo mismo, pero no parecía haber otra salida. A partir de ese instante, nos vimos inundados de música, obras escénicas y exposiciones virtuales, al tiempo que las empresas que ya proporcionaban servicios audiovisuales o en línea multiplicaban exponencialmente sus contenidos –y sus ingresos.

Lo virtual no es lo real, pero había que hacernos la ilusión. A fin de cuentas, estábamos seguros de que iba a ser provisional: la mutación sería efímera, como anunciaban triunfalmente nuestros políticos. Por más que cierta vida artística retoma sus lugares anteriores, en septiembre de 2020 queda claro que esta forzada metamorfosis durará todavía largo tiempo. ¿Qué hacer, entonces, cuando las posibilidades de regresar a nuestro antes –teatros y salas y parques y museos atiborrados de gente– continúa siendo tan remota?

Los humanos no buscamos contenidos –como quisiera simplificar nuestra todopoderosa industria del espectáculo– sino experiencias. Y ahora, libradas ya las primeras batallas, sabemos que esas experiencias, al menos desde el lado artístico, se han visto radicalmente empobrecidas por la pandemia. Ello no quiere decir que no haya habido lugar para la experimentación y la sorpresa virtuales, pero cada vez es más raro: prevalecen la inercia y el hartazgo.

Llevamos semanas –parecen siglos– como zoombies, consumiendo la carroña de las redes: esta no puede ser la salida para la cultura del covid-19. No debemos permitir que estas plataformas, enriquecidas a costa de nuestros datos, nos impongan la única forma artística de nuestro tiempo. En el devastado mundo analógico ya hemos constatado que no queda otro remedio que abandonar nuestras casas y refugios, precavidos y cuidadosos, y volver al mundo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

DUVÁN ZAPATA

Marcó dos goles el pasado martes ante el Ajax. Y nominado al mejor gol de la semana del fútbol europeo.

$titulo

ALIAS “DON MARIO”

Suma otra condena a su largo prontuario: 27 años por masacre en Planeta Rica, enero 29 de 2008.