<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 19 de julio de 2019

SANTRICH: CRÓNICA DE UNA FUGA ANUNCIADA

Por Daniel González Monery
moneri11@hotmail.com
U. del Atlántico. Licenciatura en Ciencias Sociales. 8° semestre

Santrich no se voló, lo dejaron ir. Cuando lo liberaron todos en Colombia sabíamos cuál sería el siguiente capítulo de esta tragicomedia. Si a un delincuente pedido en extradición por los Estados Unidos se le da la posibilidad de irse, evidentemente lo hará. Más cuando se sabe acorralado y solo.

La orden de captura que emitió la Corte Suprema de Justicia en su contra es solo el más reciente capítulo de la novela que se inició hace unas semanas cuando el exjefe guerrillero evadió su esquema de seguridad y, hasta hoy, se esfumó con paradero desconocido. ¿Estará con sus partidarios en Cuba o Venezuela? “quizás, quizás, quizás”.

Está claro que su esquema de seguridad, que gracias a los acuerdos de La Habana está conformado mayoritariamente por «personas de confianza del partido Farc», no se dedicaban a retenerlo o a vigilarlo como un delincuente. Son sus empleados, hacen lo que él diga y estaban ahí para cuidarlo de posibles amenazas, no para impedir que se fuera. Es absolutamente ridículo que alguien afirme que un discapacitado visual, con más de 50 años, logró salir sin que su enorme esquema de seguridad se percatara. ¡Inaudito!

“Era una fuga cantada”, oí repetir a decenas de personas. Y es verdad. A un mafioso como Santrich, expuesto a ser extraditado a Estados Unidos, no se le podía regalar la oportunidad que la Sala Penal le dio con negligente ingenuidad. El guerrillero logró escapar del castigo que muchos colombianos queremos que tenga. Santrich no es tonto. Sabe que su fuga afecta a los defensores del proceso de paz. Sabe que el gobierno piloteado por Uribe sacará renta de este episodio.

Sabe que su cadáver sería un formidable trofeo para un gobierno hundido en las encuestas. Desde su liberación, Santrich se dedicó a planear su fuga. Se esfumó porque sabe que el proceso que se le adelanta tiene sustento sólido y legal. Cuando se tiene la certeza de la verdad, se domina la situación; si los cargos no fueran ciertos, nunca se hubiera fugado. De presentarse, tenía claro que sería extraditado y el único que tenía la seguridad de que eso sucedería era él. Antes de enfrentar una condena de no menos de 30 años en una fría cárcel gringa en las que hasta un ciego ve la oscuridad, Santrich no tuvo opción, era él o poner la cara por el partido Farc. Finalmente mostró lo que es.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CAMPEONES CLÁSICO

Ayer fue la premiación de los campeones de todas las categorías del Clásico EL COLOMBIANO.

$titulo

CHARCOS MORTALES

Apropiaciones de aguas, incumplimiento de normas o alicoramiento, generan ahogamientos y tragedias.