<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 13 de enero de 2020

Siembras de odio en Venezuela y Bolivia

Por Juan Jesús Aznárez

redaccion@elcolombiano.com.co

Las hordas a la caza del indio con garrotes y biblias en Bolivia y la compra de diputados en Venezuela para reventar la Asamblea Nacional son vertidos de odio tan alarmantes como los obstáculos afrontados por las democracias representativas de América Latina para afianzar sus preceptos: el acatamiento de la Constitución y las leyes, elecciones libres y pacífico traspaso de poderes. El Estado aindiado edificado por Evo Morales para reparar afrentas coloniales es entendible, pero el expresidente cometió el error de olvidar que Bolivia dejó de ser un país mayoritariamente indígena después de un complejo proceso de mestizaje. La idiosincrasia resultante la hizo refractaria a la servidumbre y la autocracia.

La policía chavista amordazando el Parlamento, la alcaldesa de Cochabamba embadurnada de rojo y trasquilada, y la rabia de la burguesía chola que vigiló la residencia de México donde se refugian funcionarios depuestos, preludian otros estallidos de visceralidad si no se previenen con institucionalidad. La acumulación de odio colectivo es preocupante. No habrá conciliación en las sociedades latinoamericanas si la oposición opta por el atajo con escolta castrense, y los mandatarios que invocan la democracia sin creer en ella se aferran al mando con golpes de mano.

El asistencialismo de Hugo Chávez y Evo Morales, e incluso de Daniel Ortega en algún tramo de su esprint hacia el cacicazgo, rescató de la miseria a millones apantallando con subsidios un autoritarismo que se apoderó de las instituciones o las diseñó al servicio de planteamientos frecuentemente más arribistas que revolucionarios. La discriminación positiva en la redistribución de la riqueza insufló conciencia de clase y garantizó triunfos electorales al ser sus beneficiarios mayoría, pero incubaron el parasitismo de unos y la malquerencia de otros, larvas del revanchismo, las asonadas y guerras civiles. El teniente coronel que acaudilló una revolución expidiendo cartas de ciudadanía a los pobres de la tierra se proclamó valedor del socialismo del siglo XXI, el potaje ideológico del sociólogo alemán Heinz Dieterich con elementos del marxismo-leninismo, el trotskismo, el cristianismo, la economía de equivalencias y el neoliberalismo. Aplicándolo a conveniencia, el guía bolivariano y sus discípulos sometieron a las oligarquías blancas, nacionalizaron recursos, incorporaron la manutención de la pueblada a los presupuestos generales y relegaron a las clases medias.

El despotismo exige carnés de la patria y estigmatiza a quienes no los necesitan para asumir la obligación de indemnizar las infamias cometidas con los indios y ayudar a las mayorías pauperizadas. Si el Pacto de Punto Fijo estabilizó Venezuela durante años, y la rebelión de Oruro coaligó a quechuas, aimaras y criollos contra la dominación española, algún tipo de alianza habrá de forjarse en América Latina contra la siembra de división y encono.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

FERNANDO GAVIRIA

El embalador recupera su nivel: ha ganado etapa y ha sido líder del Tour de San Juan, en Argentina.

$titulo

SOBRECOSTOS EN TOLUVIEJO

En este municipio de Sucre compraban elementos para comedores escolares por precios exorbitantes.