<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 02 de agosto de 2021

Simone Biles, verdadera campeona

Por Lindsay Crouse

¿Qué tipo de campeón se retira de los Olímpicos? 

Alguien que es capaz de reconocer sus límites y detenerse antes de estrellarse contra ellos. Y así, al abandonar la competencia de gimnasia por equipos en los Juegos Olímpicos de Tokio, Simone Biles, la mejor gimnasta que ha producido Estados Unidos, emitió una declaración tan poderosa como cualquier cosa que haya hecho en la competencia: dijo “basta”.

Después de un extraño bajo rendimiento en las preliminares, según sus propios altos estándares, Biles se dio cuenta de que no podía ejecutar su salto planeado en las finales por equipos. Tras algunas deliberaciones, se retiró.

“Al final del día, también somos humanos, así que tenemos que proteger nuestra mente y nuestro cuerpo en lugar de simplemente salir y hacer lo que el mundo quiere que hagamos”, dijo a los periodistas después de la competencia, en que su equipo ganó medallas olímpicas de plata.

Biles se une a un número creciente de atletas más jóvenes, que están haciendo resistencia contra la narrativa tradicional estadounidense del oro a toda costa, incluido el gasto de su propia salud mental o física.

Como era de esperar, hubo muchas protestas. Los críticos en Twitter lamentaron que retirarse sea la nueva victoria, calificándolo como un comportamiento débil y perezoso de la Generación Z. Pero en un mundo impulsado por las redes sociales, los jóvenes atletas de élite también tienen un nuevo poder: tienen más control de sus propias carreras y de las narrativas que los rodean.

Evidentemente, todo el mundo quiere ganar. Pero, ¿cuántos atletas olímpicos hemos visto empujar, perseverar y luego desmoronarse cuando terminan los Juegos? Algunos compararon a Biles de manera desfavorable con Kerri Strug, la gimnasta que aterrizó del caballete sobre un tobillo desgarrado para ayudar a su equipo a ganar los Olímpicos de 1996.

De hecho, esa es una comparación digna, pero no en la forma en que sostienen los críticos de Biles. Si bien fue aplaudido rotundamente en ese momento, y todavía se considera un instante de gloria olímpica, lo que vivió Strug fue horrible: lastimarse a sí misma mientras Estados Unidos vitoreaba. Nunca volvió a competir profesionalmente.

Biles ha pasado toda su carrera desafiando sus propios límites. Ganó los campeonatos nacionales con dedos rotos y el mundial con cálculos renales. Sobrevivió a una agresión sexual a manos de su propio médico de equipo, Larry Nassar, y en lugar de huir, se quedó y aprovechó su fama para impulsar el progreso. Su deseo de ser un símbolo de cambio es parte de la razón por la que Biles se ha quedado para competir en estos Juegos, dijo. Sabe cómo ser fuerte, pero por supuesto, la carga de esa fuerza se vuelve pesada.

Y, a veces, lo mejor que puede hacer una atleta por su rendimiento es tomarse un descanso. Especialmente cuando está en una rutina, abandonarlo para recomponerse puede ser la forma más rápida de refrescarse y revitalizarse. Después de dos decepcionantes actuaciones seguidas, Biles hizo bien en detenerse, dijo Steve Magness, entrenador de rendimiento de atletas olímpicos y autor de un libro de próxima publicación, “Real Toughness”.

“Tenemos una idea errónea de lo que significa ser duro”, me dijo Magness. “No es apretar los dientes en todo; es tener el espacio para tomar la decisión correcta a pesar del estrés y la fatiga”.

Es imposible para la mayoría de nosotros entender el tipo de presión que enfrentan los atletas de élite, dijo Magness. Y en su decisión de retirarse, Biles ofreció una clase magistral. Los atletas, y su salud física y mental, no son mercancías. Biles lo sabe, y no está dispuesta a ser desechable. Más bien, está invirtiendo en su longevidad.

En lugar de enfurruñarse, animó a sus compañeras de equipo desde las gradas, abrazó a las gimnastas ganadoras de medallas de oro de Rusia y publicó con orgullo una foto de sus compañeras de equipo sonriendo con sus medallas en su cuenta de Instagram.

Como dijo la propia Biles después de la competencia, “hay más en la vida que la gimnasia”. Estos hombres y mujeres jóvenes tienen un talento extraordinario y se desempeñan bajo una presión increíble, pero no son sobrehumanos. No tenemos derecho a esperar que lo sean

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

YANETH LONDOÑO

Se convierte en la primera mujer que preside la Junta Directiva de la Andi en Antioquia.

$titulo

MINAS ANTIPERSONA

Más de 650 militares han sido víctimas de estos artefactos tras la firma del acuerdo de paz.