<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 21 de septiembre de 2019

SOBRE CÓMO PENSAMOS

Estación Revoltura, que tiene que ver con lo que se junta y rejunta, y a veces (las más) fluye en desorden con emociones en escala, razones y sinrazones, delirios y fantasías, cambios de clima, voces en tonos diversos, secretos a medias, mentiras que se contradicen, malas caras, sonrisas para una selfie, incomodidad muscular, ardores en el pecho, malas digestiones, respuestas cínicas, chistes, memes, profundidades cero, posibilidades en todas las direcciones, silencios sospechosos, datos amontonados, pericos que sacan con el pico una boleta de la suerte, noticias sin decir el lugar, etc. Y en todo este sancocho, porque la mentalidad pareciera un sancocho donde cae de todo mientras el agua hierve, las ideas saltan y se dan contra las paredes de la olla, cuando no es que se salen con carita de emoticón, la gente se mueve tratando de salir para tomar aire y saber qué pasó. Y algo pasa.

Pensar no es recordar sino hacerse preguntas y tratar de resolverlas de la manera más profunda posible, sin salirse del tema y situándolo donde es (en el escenario que le corresponde), usando para ello lo que se ha dicho, lo que pasa y lo que se puede anexar (lo que produce el pensamiento), sin salirse de la línea de análisis y teniendo en cuenta posibles efectos marginales para que la respuesta sea completa y no un simple chispazo. Y como pensar implica resolver un problema, todo pensamiento en forma (sin más interés que entender) es un acto inteligente. Observar, identificar, definir, diferenciar, apoyar en premisas probadas, situar y aplicar, esto sería pensar, lo que también implica frialdad y ver las cosas como son y no como quisiéramos que fueran.

Pero en estas tierras de calores y emociones, de ruidos, exageraciones y gente que mete baza sin saber de qué se trata, el pensamiento pareciera una deformidad, un buscar lo que no se necesita y un escenario de teatro del absurdo, cuando no un juego de intereses particulares que suben y bajan como pájaros ciegos. Y en este baile de pasos distintos (lo que lleva a pizones, palabra que viene de pizza), los unos pisan, los otros aprietan y los más se mueven solos. Y claro, pensar así no es fácil. Y menos cuando se trata de hacerlo metidos en un túnel o saltando entre brasas que otros alimentan.

Acotación: por estos días he venido leyendo los artículos de René Uribe Ferrer, uno de los mejores pensadores que hemos tenido. Me asombra su equidad, su puesta en escena de lo necesario (no especula, toca lo necesario, da una idea clara y confronta), la investigación que acredita y la excelente prosa que tiene. Y siendo conservador y buen creyente, sabe ver el mundo desde sus principios, sin deformarlo. Y hablo de René Uribe Ferrer porque él demuestra que es posible pensar aun en estos calores y tormentas sin dirección.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CENTRO COMERCIAL OVIEDO

Este tradicional eje del comercio en El Poblado cumple 40 años. Un clásico, pero renovado y pujante.

$titulo

AGITADORES EXPULSADOS

Migración Colombia sacó del país a 9 venezolanos por buscar sembrar caos en paro del 21 de noviembre.