<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 24 de febrero de 2020

Sobre lo que pasó el jueves en la U de A

Por Andrés Duque Gutiérrez

Universidad de Antioquia
Facultad de Derecho, cuarto semestre andres.gutid@gmail.com

La famosa autonomía universitaria no exime al campus de posibles intervenciones por parte de la fuerza pública. Hizo bien el alcalde en activar el protocolo inicial, anunciando a los estudiantes la entrada inminente del Esmad durante las horas siguientes a los primeros reportes de violencia.

Los estudiantes, que sabemos muy bien (y eso nadie lo discute) que el Esmade en algunos casos ejerce un control desproporcionado de la fuerza (si es que no en todos los casos), tuvieron la oportunidad de abandonar las instalaciones de la Universidad de Antioquia con antelación para evitar cualquier tipo de problemas.

Algunos decidieron quedarse adentro, ignorando lo peligroso que esto resulta. Los únicos que si entendieron el llamado (aunque ya muy tarde) fueron los famosos encapuchados que, una vez sintieron el rigor de la fuerza pública, se esfumaron y dejaron a sus compañeros (estudiantes indefensos que se quedaron al interior de la Universidad grabando el espectáculo de violencia o simplemente resistiendo como una forma de protesta) a merced del Esmad, el mismo grupo que, por orden del Alcalde, les dio la oportunidad de abandonar la Universidad de manera controlada un par de horas antes.

PD 1. Bien por la Alcaldía que agotó los mecanismos iniciales contemplados en el protocolo antes de invadir el campus para reprimir a encapuchados.

Mal por los capuchos que siguen generando violencia al interior del Alma Mater. Mal por los estudiantes que no atendieron el llamado e ignoraron el protocolo inicial de evacuación.

Bien por los estudiantes que atendieron las recomendaciones de seguridad y abandonaron el lugar antes del ingreso del Esmad.

PD 2. No podemos pretender prescindir del mecanismo del protocolo y volver a la práctica común de luchar desde los dos polos: 1. Los capuchos adentro de la Universidad atrincherados tirando papabombas a lo loco y 2. El Esmad sobre la calle Barranquilla reprimiendo hasta el cansancio de forma desproporcionada. Una lucha sin sentido que termina cuando uno de los dos se cansa o en su defecto, cuando hay un muerto.

La autonomía universitaria no se hace cargo del orden público, pero tampoco quiere que intervengan en él.

Como diría Juan Gómez Martínez en una de sus últimas columnas en EL COLOMBIANO: “¡Así se hace, Alcalde!”

El debate sigue abierto.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

JAMES RODRÍGUEZ, FUTBOLISTA

Gobernación de Antioquia le agradeció donación para venteros ambulantes del estadio, sin trabajo.

$titulo

ANTONIO GUERRA DE LA ESPRIELLA

Puede ser sujeto de extinción de dominio por juicio en sobornos de Odebrecht en Colombia.