<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 22 de enero de 2022

Sobre los noticieros de la mañana

Estación Fatiga, a la que llegan los mañaneros y los que no pudieron dormir en la noche, los vigilantes de fábricas y edificios, los taxistas (algunos ya alterados) y los buseros que zigzaguean en las calles, los malqueridos (o los que no se dejan querer) y los que ya echaron la bendición antes de salir de casa, los motociclistas acelerados y, entre estos, los que se roban los semáforos en rojo poniendo la mano sobre la placa. Añadiendo, claro, a los conductores malgeniados y a los que, recién levantados, confunden el peine con el cepillo de dientes, a los que maldicen buscando las llaves o a los que olvidaron ponerse la mascarilla y a los habitantes de calle que abren un ojo y se rascan la cabeza cuando los levantan. Y sí, no faltan los que trotan entre el humo, los que pasean perros, los que esperan el Metro y el tranvía, los que caminan con mochilas enormes a la espalda y las señoras que se cuentan lo que pasó y pasará. Y, en medio de todo esto, los noticieros de la mañana. Malas noticias.

La ergonomía determina cuáles son los niveles de fatiga en los puestos de trabajo: ruido, vibración, espacialidad, ventilación, posiciones corporales, pesos que mover, facilidad de operación de las máquinas y tiempo de trabajo frente a unas condiciones dadas. Todo lo anterior produce fatiga en el cuerpo e incide en los resultados de una operación. Pero la fatiga no es solo física. Hay fatiga mental debida al análisis de datos y fatiga psicológica (estrés) generada por personas que dirigen mal (los malos jefes) o por el exceso de información contradictoria, opiniones envenenadas, análisis sin fondo, emociones, provenientes de los noticieros y programas de opinión, sean televisivos o radiofónicos (especialmente).

¿Qué información se recibe a primera hora? A más del canto de los pájaros (lo que sería una suerte) y el sonido de las cañerías, malas noticias y alegatos sobre fútbol o política, opiniones que magnifican la guerra (Rusia ya debería estar atacando a Ucrania, por ejemplo) y entrevistas en las que no se dice nada o se responde lo que no es, anexando remolidos sobre algún asesinato, la corrupción que se anuncia y no se castiga, el árbitro que pitó mal o los malos tiempos que vienen. Y en este pandemónium, el receptor se altera, piensa lo peor, genera malos deseos, etc. ¿Cuánta fatiga psicológica produce esta información y cómo incide durante el día? Hay que tener en cuenta que el subconsciente es un buen almacenador de datos y el inconsciente la respuesta de estos. Pero, bueno, ahí estamos entre la bulla creciente, los diablos y miedos diversos.

Acotación: si las noticias son fatiga al inicio del día, ¿cuánto errores cometemos y cuánto dinero se pierde si trabajamos alterados por lo visto u oído? Economía también es la información 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas