<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 22 de mayo de 2021

Sobre próximas ciudades (4)

Estación Ruralización, a la que llegan el verde natural y el amarillo y rojo de lo que está maduro, el producido de huertos y frutales, los huevos de las gallinas felices, los pequeños animales de granja, los mercados biológicos y los itinerantes (los que van de barrio en barrio), la gente que busca comer más sano y los que han ido sembrando en los espacios habilitados urbanos y hasta en sus casas. Y como el asunto no es utópico (utopía. podrían pensar los que creen que todo se encuentra en los supermercados), entre los bultos de tubérculos, grano, frutas y verduras, también estarían libros como La granja Urbana, de Novella Carpenter, y Guía práctica de la vida autosuficiente, de John Seymour, textos que demuestran que, a más de ser útiles con la mano y lograr inteligencia práctica, nos haríamos más humanos y estaríamos mejor abastecidos. La ciudad debe humanizar y no ser un pandemónium continuado.

La pandemia que vivimos nos ha causado muchos miedos, entre ellos el temor a que no haya un buen acopio de alimentos o que estos se encarezcan sin control alguno, como viene sucediendo. Y si bien se alega que los costos se deben a que son traídos de más lejos (lo que a la carga hay que sumarle peajes, combustibles, mantenimiento de vehículos, desgaste de llantas etc.), esto de la lejanía ya es un argumento para incentivar la ruralización cercana y la urbana. La primera (lo rural a mano), creando un cordón verde amplio en el que haya granjas con los servicios públicos de la ciudad (agua potable, energía, Wifi), vías de acceso y personas capacitadas para el mundo agrícola y la creación de pequeñas agroindustrias. Esto pasa ya en muchas ciudades, donde no hay campesinos sino ciudadanos rurales, todos de clase media. Para no ir lejos, las ciudades del Medio Oeste norteamericano.

En el caso de las granjas urbanas, cada vez más efectivas y propiciadoras de convivencia, todos los barrios, escuelas, colegios, iglesias y universidades, deben tener un espacio para la siembra (al menos de legumbres y verduras, que se producen a escala y no dependen de tiempos de cosecha) y la cría de animales pequeños para surtir mercados de fin de semana a precios justos y sin necesidad de intermediarios. Si hablamos de ciudades sustentables, a más de árboles, flores y aire limpio, estas deben acreditar una buena producción agrícola que incluya también muchos oficios manuales. Lo anterior es una retrotopía, pero sería la que nos mantendría vivos y en estado de dignidad.

Acotación: el gobierno de una ciudad no solo tiene que ver con concreto y asfalto. También debe gobernar lo rural como abastecimiento, teniendo en cuenta que el cordón verde no es para salir de paseo sino para producir lo necesario, cuidar las fuentes de agua y saber que la tecnología, sin comida, no funciona

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas